miércoles, diciembre 16, 2009

Princesas por narices


Sé que, después de tres semanas desaparecida, no es plan de volver hablando de Belén Esteban. Ya, ya lo sé. Pero es que yo hoy me he levantado en plan intelectual, he leído un rato a Dostoievski antes de entrar en la ducha, he escuchado a Mozart en el Metro y me he empollado la sección de "Mercados" de Expansión mientras tomaba el cafelito de rigor, pero, cuando iba a comer, impulsada por los movimientos y los ruidos bochornosos de mis irredentas tripas, me he cruzado un grupito de ejecutivos que comentaban no sé qué jugada... y claro, no es que me haya parado a escuchar, es que lo he oído de pasada, casi sin querer... y yo pensaba que iban a hablar del "crecimiento económico inminente", de Aminatu Haidar, de la agresión a Berlusconi o de la ola de frío siberiano, qué sé yo... pero no: hablaban de Belén Esteban. De su cara. De su nariz. De sus no bolsas. De su ¿belleza?

Y ya no sé de qué me extraño. En este circo, las princesas no son más que comparsas, pero, en el fondo, ¿quién puede resistirse a la corona? Quizá sólo sea una cuestión de narices...

P. D.: Leti también se operó, ¿verdad? Mi memoria me juega malas pasadas -no es la edad, sino la mala vida-, pero me da que el rollito princesa últimamente pasa por la mesa de operaciones más que por el azul sanguíneo...

8 comentarios:

  1. Las princesas de verdad tienen curvas. Ah, no! Que eso son las mujeres. En cualquier caso, si se abusa del bisturí te terminas convirtiendo en un monstruo, excepto en el caso de Elsa Pataky. Dónde encontró a ese cirujano? Yo lo quiero!! :P
    Un besote!

    ResponderEliminar
  2. Adivinar un "mentiendes" salido de esa boca de oruga me pone pone el vello de erizo. (Escalofrío.)

    ResponderEliminar
  3. Bebita, completamente de acuerdo. Las mujeres de verdad tenemos curvas. A veces, son demasiado pronunciadas, pero, como no se trata de una carretera, no hay peligro.

    Petrarca... abrígate, que a lo mejor así resistes los escalofríos y aguantas mejor el temporal...

    ¡Gracias a los dos!

    ResponderEliminar
  4. Como dice mi compadre Carlos Clavijo: ¿Seguiría definiendo el personal a Belen Esteban como "La princesa del Pueblo si el Príncipe Felipe se hubiera casado con ella?

    En todo caso lo importante es lo que el cirujano plástico le dijo a Belen después de quitarle las vendas: "No me mires con esa cara que yo también me he asustao....".

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Puf, no me imagino a don Felipe visitando a la suegri en San Blas... aunque cerquita estuvo (concretamente, en Vicálvaro).

    Bueno el chiste... ;)

    ResponderEliminar
  6. El concepto Princesa (que yo no asocio a la monarquía real) está como en otro planeta distinto del de esta mujer. No consigo cogerle empatía ni por sobrecarga de información sobre ella, ni por bizarrismo..

    ResponderEliminar
  7. BuenoNoelia, eso de que las curvas cuando son de una mujer y no estan en la carrtera tienen menos peligros, habria que discutirlo y mucho.
    Del personaje de Lecturas no digo ni mu.
    Besos
    Salud

    ResponderEliminar
  8. Pues también tienes razón. Pero eso es porque los hombres no sabéis contener vuestros instintos -al menos en demasiadas ocasiones-...

    ResponderEliminar

Gracias por contribuir a este blog con tus comentarios... pero te agradezco aún más que te identifiques.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...