jueves, noviembre 06, 2008

Adicta al Facebook

Puede que sea patético, pero no me duelen prendas en reconocerlo: mi vida virtual es mucho, pero que mucho más rica que mi vida real, que de puro plebeyo se está tornando en rutinaria. Mucho más rica y mucho más intensa, todo sea dicho.

La fiebre por la @ comenzó con el Messenger. Gracias a los muñequitos de Windows me adosé a mi primer novio-novio, que resultó siendo tanto o más virtual que su cuenta de correo, porque, claro está, en la distancia -sobre todo si de distancias cibernéticas se trata- todos los gatos son pardos y las visitas, placenteras.

Del Messenger pasamos, años después y con no pocos vaivenes, al mundo blog. Éste me ha servido, más que para enamorarme, para "amistarme" (mucho) y "autoafirmarme" (en menor medida, pero, qué coño, también).

Y del blog -y tras Flickr, que también tiene su punto-, pasamos al Facebook, donde entré por ver qué era aquello del perfil público de Bibiana Aído, que se comentaba por doquier cuando la hicieron ministra. Y, qué quieren que les diga, me paso más tiempo husmeando en el 'libro de las caras' que leyendo la prensa -cosa que no me vendría nada mal, no sólo por mi profesión, sino también por mi aspiración-.

Me he hecho adicta al Facebook. Allí me he reencontrado con gente de la que hacía años no sabía nada -pero nada de nada- y he conocido más -mucho más- sobre otras personas a las que tengo más cerca de lo que pensaba.

Es pintón. Muy pintón. Y sacia las ansias de las cotillas como yo.

Qué pasa. Siempre tuve alma de portera. ¿Algún problema? Ah, creía.

11 comentarios:

  1. Pues he tenido el gusto de añadirte en mis contactos del librillo de las caras...

    ResponderEliminar
  2. Seguro que tú no has tenido la presuntuosidad de crear en Facebook un club de fans de tu blog. Yo sí. No sirve para nada, pero mola.

    ^^

    ResponderEliminar
  3. Jajajaja... bueno, quizá algún día. Pero es que no se va a apuntar nadie y me voy a deprimir (más).

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo10:50 p. m.

    Noelia, pues por ahi andamos todos, buscame y si me encuentras, que seguro que si, te añado como amiga.
    Yo no entro mucho en el Facebook, pero tambien me hace mucha gracia, vacilar con algunos amigos.
    Un beso
    Salud
    El Coronel

    ResponderEliminar
  6. Hace 10 días abrí una cuenta allí. Y no entiendo nada. El muro lo leen todos? Qué eso de gente dialogando entre sí que no conozco y están en mi espacio? Heeeelpppp!!!

    ResponderEliminar
  7. Pues yo de momento no le he dado al Facebook, pero si crea adicción, bueno es saberlo. Así ni lo meneo.

    Un beso, querida y nada virtual Noelia. Tan de carne, tan de alma. :)I

    ResponderEliminar
  8. Marcelo, Facebook merece estudio aparte. Puede que dialoguen entre sí amigos de tus amigos, que tú no has agregado, y que por tanto no pueden visitarte...

    Berrendita, crea adicción, pero mola... Es divertido. Otro beso enorme para ti.

    ResponderEliminar
  9. jajaja!! ¡¡¡Me uno al clan de la sporteras cotillas!!!

    ResponderEliminar
  10. ¡¡¡La unión hace la fuerza!!!

    ResponderEliminar

Gracias por contribuir a este blog con tus comentarios... pero te agradezco aún más que te identifiques.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...