jueves, septiembre 18, 2008

Mi verdadera historia. En el camino del huerto

[...] La chica de las tetas grandes salió con múltiples especímenes, todos ellos obsesos sexuales en potencia... o más bien en impotencia, porque al final ella, que sólo tenía de echá p’alante la masa pectoral bien puesta, les mandaba a todos desde el camino del huerto al sendero polvoriento del arrimón frustrado en cuanto atisbaba sus aviesas intenciones.

Estaba claro: ella lo que quería, como antes dije, era ser mamá. Pero claro, no antes de tiempo. Y quería un hombre que la entendiera, que la rescatase de las mazmorras de la atracción mal entendida y sacada de quicio, que la vistiese de blanco, le pusiese un pedrusco en el dedo y luego le trajese a casa el parné necesario para comprarse todas las semanas un par de modelitos nuevos de Zara. Y una crema reparadora de Yves Rocher, ya puestos. Y que la llevase de luna de miel cada medio año. Y que la invitase a sitios caros. Y que le comprase un lavaplatos para no estropearse las cutículas que tan bien cuidadas tenía después de haber logrado vencer su destructiva onicofagia infantil. Y que la llevase al cine. Y al teatro. Y que contratase una asistenta que planchase dos tardes en semana. O más.

Aquel extraño ejemplo de generosidad masculina tardó en llegar. Tardó lo que tarda en aprobarse el latín de segundo de BUP cuando tu mayor preocupación es controlar la celulitis y vencer la guerra perpetua a los abdominales flácidos. Es decir, que tardó como tres o cuatro promociones de salidos, una detrás de otra. Todos al acecho de las delanteras más codiciadas y cotizadas de la localidad. Y de parte del extranjero.

Y tardó sobre todo porque, además de generoso y poco proclive a la erección prematura, el Príncipe de la Cartera Sin Fin también había de ser agradable a la vista, para no desentonar con el sainete que la Dama de las Tetas Grandes había concebido en un alarde de predicción previsiva y previsible, a la par que deseada, de su atildada vida futura.

Continuará...

22 comentarios:

  1. La pregunta es: ¿quién ansiaba más las ubres de quién? Cuanto chupóptero suelto... Y suelta.

    ResponderEliminar
  2. Vaya vaya, qué de aspiraciones dignas de una barbie malibú jeje pero oye, que a mi también me gustaría que me llevasen de luna de miel todos los años, y si nos ponemos tontas, también me encantaría lo de los modelitos de zara, o de otra tienda, que no nos vamos a poner quisquillosas! jeje

    ResponderEliminar
  3. Petrarca, no entiendo muy bien el final de tu comentario... ya me explicarás.

    Mara, a mí tampoco me importaría... pero creo que no es nuestra única aspiración, ¿no? Besotes, guapa.

    ResponderEliminar
  4. Me refería a las ganas de chupar de la teta ajena: que le hagan, que le compren, que le lleven... Me parece demasiado gasto para un par de tetas (por muy bien puestas que estén).

    ResponderEliminar
  5. Si que pedía la niña, sí... Pero, claro, una cosa son los sueños irreales y otra la realidad de nuestros sueños. ¿O no...?

    ResponderEliminar
  6. Pero ya lo dice el refrán... tiran más dos tetas que dos carretas... apuesto a que encontró al príncipe azul que la puso el pedrusco en el dedo, el pandero en el avión destino a Cancún...

    Bsitos.

    ResponderEliminar
  7. Creo que nos describes a la gran mayoría, pero eso si, que no nos toquen la independencia y las ganas de mandarles lejos, si nos viene en gana. Pero, lo que leo no existe o lo consiguen pocas, y dudo que sean felices del todo. De todas formas, yo le suelo decir a mi hermana, a la que ningún novio le parece bien para su hija... que "invierta" en los "almuerzos" del Ritz, a media mañana, seguro que por allí algún hombre así, se encuentra, jejejeje.
    Musa

    ResponderEliminar
  8. Petrarca: ¡¡me parto!! Tienes toda la razón. Gracias por aclararme.

    Juan: yo creo que todos los sueños son irreales, ¿no? Pero yo, el día que sueñe, soñaré que me visten de Valentino y me calzan con Manolos... ¡¡Qué menos!!

    Victoria: a mí, respecto al pandero, que me lo pongan en una liposucción... jejejeje.

    Blanca: los almuerzos del Ritz deben de ser un coñazo, ¿no? Imagínate, comiendo las pastas con tenedor y cuchillo...

    ResponderEliminar
  9. ¿comer?, pensé en invertir en futuro (sin corazón ni nada)

    ResponderEliminar
  10. Jajajaja... bueno, eso no sé si es futuro o pasado...

    ResponderEliminar
  11. Señorita, jeje, tiene usted un regalín en mi blog :D

    ResponderEliminar
  12. Déjate de lipos, dónde esté un buen viaje con piña colada en la playa, que se quite todo!

    ResponderEliminar
  13. Hay que ver la continuación de la historia, porque no veo por donde sale la atracción entre los dos soñados personajes, y que necesariamente termine en cancún o con un pedrusco o por las principales avenidas de las calles más glamourosas del mundo.
    Podría concluir en una ciudad aglomerada con la alegría de tener un paraíso compartido y pleno, tanto como el enamorado que cada día recuerda a su enamorada con un un fuerte beso pasional al final del tiempo y que tantas veces aparece en películas al comienzo o al final de las mismas.

    Puede que Lord Byron continue en algún hombre y Alma griega en alguna mujer. O no?.
    Saludos por tus verdaderas historias y gracias por tus palabras escritas.

    ResponderEliminar
  14. Mara: ¡¡¡Voy p'allá ahora mismo!!! Gracias por adelantado. Eres un solete.

    Vicky: la piña colada, para cuando adelgace... jejeje.

    Ewlex: tengo que leerte con calma, porque lo tuyo tiene demasiada sustancia... ¡¡pero gracias por comentar!!

    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Tetas Grandes vs. Cartera Sin Fin: no pueden vivir juntos toda la vida, uno de los dos va a decaer, si no ambos!
    Pero hay que esperar, y esperaremos

    ResponderEliminar
  16. Bueno, a veces las parejas de conveniencia son las que más duran...

    ResponderEliminar
  17. Anónimo10:02 p. m.

    Noelia, estoy de acuerdo con Marcelo, esa es mala combinación, pero seguiremos esprando a que nos cuentes al final.
    A tus pies
    Salud
    El Coronel

    ResponderEliminar
  18. Anónimo10:26 p. m.

    Noelia, ya se que tienes mucho curro, pero entiende que si no escribes pronto, no podre resistirlo y me dedicaré a ver la televisión y eso puede ser mortal.
    A tus pies
    Salud
    El Coronel

    ResponderEliminar
  19. Tienes toda la razón, Coronel. No tengo vergüenza ni perdón de Dios. Pero de hoy no pasa que actualice. De verdad.

    Besos y gracias por tu paciencia.

    ResponderEliminar
  20. Acabo de descubrir tu blog, y me encanta!!!!!!

    ResponderEliminar
  21. Anónimo10:27 p. m.

    Noelia, tomatelo con tranquilidad, pero no permitas que la "caja tonta" se apodere de mi.
    A tus pies
    Salud
    El Coronel

    ResponderEliminar
  22. ¡¡Gracias, Pilar!! Los tuyos también tienen muy buena pinta... ¡¡Eres una manitas!!

    Coronel, no te preocupes. Me pongo a ello enseguida.

    Besos.

    ResponderEliminar

Gracias por contribuir a este blog con tus comentarios... pero te agradezco aún más que te identifiques.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...