jueves, septiembre 04, 2008

Mudanza de emergencia

Salió de su casa para pasar la tarde de domingo con una amiga y nunca volvió a dormir entre esas cuatro paredes.

A media tarde, una llamada la sobresaltó. La siguiente la inquietó todavía más. Y más aún la que habría de llegar después.

No tenía que hacer nada. Nada excepto evitar volver a la que había sido su casa durante quince años.

Los demás ya se habían encargado de hacer la mudanza de emergencia. Le habían cogido toda la ropa que había cabido en dos o tres bolsas, su ordenador portátil, algún que otro potingue del cuarto de baño y se lo habían llevado a una casa nueva, en un pueblo nuevo, que nadie, nadie más que ella, ¿lo entendía?, debía conocer.

Sacaron sus cosas por la ventana que daba a la parte trasera del edificio. Al otro lado de la valla de la urbanización, un coche medio escondido esperaba para llevárselas. Nadie debía saber nada de aquello.

Desaparecerían sin dejar más rastro que el teléfono móvil encendido.

Cualquier pista suponía meterse en la boca del lobo. Meterse más. Más aún.

Porque lo cierto era que llevaba en la boca del lobo algo así como media vida. Y no sabía si con aquella huida iba a ser capaz de salir.

Hoy hace exactamente tres años de aquello. Nueva casa. Y otra casa nueva más. Y otra. Tres casas en tres años. Y tres mudanzas. Y más de tres trabajos. Y más de tres hombres. Y quizá un solo amor. Y un puñadito de amigos.

Y un funeral. Y una tumba sin lápida. Sin nombre. Sin fechas. Sin recuerdos. Con el peso inconstante y leve y ruin de las moscas. Y eso solo en verano.

Si fue capaz de renacer después de todo aquello, se dice, también tiene que ser capaz de renacer ahora. Aunque le falte el aire. Aunque le sobre esa opresión perenne en el pecho. Aunque las noches se sucedan con los días en una danza macabra en la que todo son preocupaciones e inseguridades.

Total, hoy hace tres años que le cambió la vida. Quizá sea una buena fecha para que vuelva a cambiar de nuevo.

19 comentarios:

  1. Siempre es buena fecha para eso. Se aprende a base de hostias, el caso es que siempre se piensa que uno ya no lo puede pasar peor, pero la vida es de los valientes¡

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Sí, no me cabe duda. Hay que echar la pierna p'alante y arrimarse al toro de la vida tanto como uno pueda.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  3. Pues eso, Noe: que nunca es tarde. Aunque no nos lleven flores a las lápidas de vidas pasadas.

    Tres años. Tres vidas. Tres casas. Fíjate, como que me suena. :)

    Mil besos. Eres una fiera.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo10:41 p. m.

    Noelia, yo solo tengo una mudanza, pero fue muy traumatica, os lo conte una noche a La Condesa y a ti,aunque esta que tu cuentas fue peor.
    Lo bueno de las mudanzas es que aprovechas siempre para tirar muchas cosas inservibles.
    A tus pies
    Salud
    El Coronel
    pd. Agustin Hervas contesto esta mañana, le he pasado a la condesa su email, por favor ponte en contacto con ella y que te comente.

    ResponderEliminar
  5. Berrendita: tú sí que eres una fiera. Pero, como dijo aquel, "el animal más bello del mundo".

    Coronel: una mudanza siempre tiene algo de traumático. Aunque te mudes al palacio de la Zarzuela. Que se lo digan a Leticia. Ah, luego llamo a la condesa y cerramos nuestras cosas pendientes.

    Besos a los dos.

    ResponderEliminar
  6. De niño viví muchas mudanzas, pero hace ya mucho tiempo que no tengo una (aunque espero que en mucho tiempo llegue la buena), así que poco puedo añadir... salvo que bienvenidos sean los cambios cuando son tan necesarios.

    ResponderEliminar
  7. Cierto, cierto. Yo aún tengo cajas de sobra, por si te sirven.

    ResponderEliminar
  8. No te pasas tú veinte pueblos ni ná conmigo, jajaja. Me ha encantado. Deberías dejar de alimentarte tanto el ego, a ver si me lo creo y la cagamos.

    Otro beso, inmenso. Y uno para el Coronel, que nos mima demasiado.

    ResponderEliminar
  9. CADA TRES AÑOS?? PORQUE NO!

    Y SIEMPRE UNA SONRISA
    Y SIEMPRE HACIA ADELANTE!

    Bs
    Pilar

    ResponderEliminar
  10. Anónimo12:35 a. m.

    Berrendita, gracias por los besos, ¡estamos tan faltos de besos y cariños!
    Salud
    El Coronel

    ResponderEliminar
  11. Berrendita: no trato de alimentarte el ego, sólo escribo lo que pienso. Besos, hermosa.

    Pilar: sí, hay que sonreír siempre... Besotes.

    Coronel: ¿que estás falto de cariño? Huy... mentirosillo...

    ResponderEliminar
  12. Bonita, tienes un regalito en mi blog :) aunq vamos, no le llega ni a la punta de los zapatos al que tu me hiciste, que ya se verá recompensado!!!

    ResponderEliminar
  13. Jo, me ha encantado. ¡Y no digas que no está a la altura, que no es verdad! Eres un cielo, ¿lo sabías?
    Besotes.

    ResponderEliminar
  14. La muda no debería ser traumatica, aunque sólo utilice las cuatro palabras iniciales, conviene ir mudando cuando no convenga. Puede ser mejor que un rayo luminoso al final de una tormenta tremenda que esparce su inefable luz sobre una minuscula candela que deja la fragancia de la azucena.
    He paseado por el blog de Mara y resulta inimitable.
    Con sus sensaciones y canciones, estaré un poco en desuso, siempre la elegancia de las palabras en su punto.
    Chao y besos

    ResponderEliminar
  15. Ewlex: ¡¡cuánto tiempo!! Gracias por volver a estos contornos... Me alegro de que te haya gustado mi recomendación.

    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Anónimo11:50 a. m.

    Noelia, sin animo de ofender, pero llevas haciendo mudanza muchos días y ya sabes que las mudanzas, al menos las fisicas, se hacen en un fin de semana. Lo de organizar la casa ya es otra cosa.
    Que escribas por favor que tengo mono. Y de la Condesa, ni tu cuento.
    A tus pies
    El Coronel
    Pd. ¿que pasa con las suegras? Sigo sin querer ofender.

    ResponderEliminar
  17. Voy, voy... que es que ando más liada que la pata de un romano.

    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Cambiar, regenerarse... Es tan importante... Y qué lástima haber pasado todo este tiempo sin comunicarme contigo.

    ResponderEliminar
  19. Bueno, como dijo Manolo García, "nunca el tiempo es perdido". Besos.

    ResponderEliminar

Gracias por contribuir a este blog con tus comentarios... pero te agradezco aún más que te identifiques.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...