sábado, julio 15, 2006

Rectifico, luego existo

Dicen que de sabios es rectificar. No sé si de sabios, de arrepentidos, o de deslenguados veloces que hablan a destiempo, pero el caso es que rectificar es una práctica más que saludable.

Así que no hay mejor manera de comenzar un sábado que tomarse un café e ir rectificando. Por si las moscas.

Hace un par de semanas comenté que no sabía desde cuándo a Ruth Porta, portavoz adjunta del Grupo Socialista en la Asamblea de Madrid, le gustaban los toros. Que me parecía que sólo los utilizaba como arma arrojadiza en la batalla política por Madrid.

Y resulta que a Porta le gustan los toros. Desde hace tiempo. Y que fue periodista taurina antes que yo. Y mejor que yo, también.

Así que, doña Ruth, como sin casta no sólo no hay España, sino que no hay ser humano, con toda mi casta le pido disculpas por dudar de su afición. Tenía que haberle consultado antes a Rosa. Me hubiera puesto en situación rápidamente.

Ahora bien, no me desdigo de mis palabras sobre el arma arrojadiza. Los toros le vienen bien a más de uno para cornear al oponente. Ojalá se preocupasen de verdad por la salud del arte de Cúchares. Sería un buen pronóstico.

2 comentarios:

  1. Que lo fue antes que tú, sí; que lo fue mejor que tú, imposible
    Con mis respetos

    ResponderEliminar
  2. Gracias, don pantuflo. Acabas de ahorrarme una sesión de psicoterapia. Pero no te preocupes, que ese dinerito lo gastaré en presoterapia... jejeje.

    ResponderEliminar

Gracias por contribuir a este blog con tus comentarios... pero te agradezco aún más que te identifiques.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...