martes, agosto 28, 2007

Sólo estar vivo

Estar vivo. Es el único requisito para morirse. Da igual que seas joven o viejo. Que estés sano o podrido por dentro. Que te acabe de ver el médico o que haga siglos que no pisas un hospital. Que hagas dieta o que te atiborres de grasas trans y fumes siete paquetes de tabaco al día. Qué más da. Te llega tu hora y te mueres. Ni desfibriladores, ni ambulancias, ni tubos, ni sondas, ni agujas, ni pastillas, ni sueros, ni rezos, ni hostias. Adiós.


Lo mismo da que tengas 22 años, un hijo en camino, una prometedora carrera como futbolista y todo el futuro por delante, como Antonio Puerta; o que, con 72 años, la de la guadaña ya te haya avisado en forma de enfermedad intestinal mientras te resistías a dejar de ejercer como una de las más brillantes plumas de la historia del periodismo español, como Francisco Umbral.

De uno sé poco porque hace tiempo que me redimí de mi futbolmanía. Del otro sé lo justo porque me reconozco pésima periodista: siempre llego tarde a la noticia y apenas saco tiempo para ganarlo aprendiendo de quienes merecen la pena. A Puerta no lo veré jugar más que en las imágenes de archivo que estos días inundarán los telediarios; a Umbral prometo leerle a posteriori más de lo que le leí mientras vivía. Creo que, además, el mercado editorial, siempre atento al filón de las reediciones póstumas, me lo pondrá fácil.

11 comentarios:

  1. Y a ellos también se suma la actriz Emma Penella, a la que los aficionados conocemos más por su papel como "Teresa", de Juncal.

    ResponderEliminar
  2. Tienes toda la razón. No por ser noticia de ayer merecía que pasara por alto su fallecimiento... Fue una gran actriz y -creo- una gran señora.

    ResponderEliminar
  3. Hoy creo que ha sido el tema de conversación en muchos hogares, en reuniones de amigos o pensando nosotros solos,el tema de que la hora nos llega a todos cuando nos tiene que llegar lo triste, es que además de hoy, es una noticia que nos persigue a diario en cualquier lugar a cualquier hora, a tod@s.

    Que razon tienes en eso de que cuando alguien muere, salen todos sus exitos en distintas ediciones, ya sea en discos, en libros, o cualqier cosa, hasta de la muerte se hace negocio.

    ResponderEliminar
  4. Cuanta razón llevas en cuanto a la muerte, es difícil oir hablar a alguien con tanta sinceridad, es un tema muy tabú en nuestra sociedad.

    Hasta siempre a los tres

    ResponderEliminar
  5. Anónimo7:27 p. m.

    En este momento hace ahora sesenta años el cadaver de Manolete atravesa entre dos luces las calles de Córdoba camino de la fosa. Gloria al heroe caido en Linares víctima de un toro de Miura y de la pena. Enfermedad letal solo privilegio de los románticos.

    Carmen Esteban

    ResponderEliminar
  6. William: gracias por tu fidelidad. Efectivamente, la muerte es un negocio como otro cualquiera. Qué cosas: hay que buscarse las vueltas para sobrevivir mientras esperamos a morirnos.

    Javi: gracias por eso que dices de mi sinceridad. La he vivido muy de cerca y la tengo completamente desmitificada. No sé si es bueno o malo; creo que simplemente es.

    Carmen: ¡¡bienvenida!! Gracias por tus comentarios. Tenemos una cita pendiente... quiero que me cuentes muchas cosas del libro y de esa enfermedad de la pena que fue la que verdaderamente mató a Manolete y mina a tantos otros románticos, que van muriendo sin que nadie les comprenda...

    ResponderEliminar
  7. Anónimo9:37 p. m.

    Noe, qué bueno, yo también tengo desmitificada la muerte porque me la he encontrado de cara dos veces, no la temo, y qué te voy a contar a ti que tú no sepas, querida mía. Pues sí, Manolete murío adicto a sus penas, como tantos románticos en el sentido literario del término (no en el comercial) y como sé que eres otra loca del flamenco te voy a poner aquí una letra dedicada. Pertenece al doble disco que Paco Cepero, ¡ese bicho!, le hizo a Rocío Jurado hace ya muchos años y que creo que de tanto oírlo este verano voy a terminar por rayarlo. Dice así por soleá: "Estoy tan hecha a sufrir, estoy tan hecha a sufrir, que quiero a mis penas, quiero a mis penas, y ellas me quieren a mí".

    Qué

    Carmen Esteban

    ResponderEliminar
  8. Jo-der, Carmen. Impresionante. Muchas gracias... Tengo que conseguir ese disco y rayarlo yo también. Me temo que voy a sentirme identificada...

    ResponderEliminar
  9. Noelia te entiedno a la perfección, yo también tengo el tema muy desmitificado porque lo he vivido muy de cerca desde que tengo uso de razón. Me gusta que la gente hable con sinceridad porque cuando lo hago yo muchos se sienten incómodos.

    ResponderEliminar
  10. Noelia, te recomiendo Trilogía de Madrid. Me impresionó cuando lo leí ya hora lo he sacado de las estantería para volver hacia él en unos días

    ResponderEliminar
  11. Gracias, Pablo... me pondré a ello.

    ResponderEliminar

Gracias por contribuir a este blog con tus comentarios... pero te agradezco aún más que te identifiques.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...