miércoles, febrero 14, 2007

Enhorabuena, Carmen


A ver quién tiene cojones para evitar enamorarse cuando se entregue a tu libro. Y a ver quién puede evitar entregarse.


No he podido estar contigo hoy. No en Chicote. Sí en algún otro sitio astral o vaya usted a saber cómo... de pensamiento, que diría mi abuela. Siento de veras habérmelo perdido.


Pero ya habrá momentos para darte un achuchón. No necesito que nadie me vea haciéndolo. Tú sabes que estoy igual que yo sé que estás. Como estuviste cuando más necesitaba el empujón. Aunque no fuera el mejor de los momentos para ti.


Ahora sí es tu momento. Y yo me alegro. Y mucho. Porque eres una tía auténtica y porque creo que en este mundo los que verdaderamente se merecen todo son aquellos que no renuncian a ser quienes son.


Hoy, que por motivos que no vienen al caso estoy en plan romántico y sentimental, te regalo el olvido que recordamos cuando amamos demasiado. Como se amaron Lupe y Manolete. Es lo menos.


Por todo lo bueno que me has hecho recordar.

(Foto: Petezin, que hace un auténtico despliegue, digno de toda una dama como Carmen).


2 comentarios:

  1. Anónimo3:50 p. m.

    Me ruborizas Noe, aunque quiero hacer público el mutuo cariño que nos tenemos cuando ambas coincidimos, cada una con su pena, en aquellas noches que nos llamábamos para consolarnos una a otra. Tú por un asunto familiar, yo por otro más la pérdida, como sabes, de mi gran amor. Gracias miles por echar una manita en la promoción del libro. Mi amistad incondicional por siempre.

    Carmen Esteban

    ResponderEliminar
  2. Como un voyerista, mirando yo tanto cariño y afecto. Saludo.

    ResponderEliminar

Gracias por contribuir a este blog con tus comentarios... pero te agradezco aún más que te identifiques.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...