lunes, octubre 01, 2007

Catarro de otoño

Después de su mujer, yo. Y antes que yo, M. Sencillo.

Pero lo de M. vino después de decirme que yo era “un soplo de aire fresco en su vida”.

Ahora lo veo claro. A ciertas edades, el aire fresco termina en catarro.

Foto: "Otoño en Madrid"

15 comentarios:

  1. Breve, muy certero e ingenioso.
    ¡Un saludillo!

    ResponderEliminar
  2. Gracias, guapa. Te debo varias visitas a tu blog, pero últimamente ando fatal de tiempo... Besos.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo2:46 p. m.

    Sería bueno para ti que a veces olvidaras antes y, en cambio otras, tardaras más en olvidar. Pero para eso, hay que calibrar mejor el valor real de la gente y de las cosas.

    ResponderEliminar
  4. Hay que curarse bien de los resfriados de verano, luego los llevas arrastrando todo el año.

    Un besico

    ResponderEliminar
  5. Anónimo: esto es un relato. Nada más. Aunque esté escrito en primera persona, no tengo nada que olvidar. Pero gracias por tu consejo.

    Javi: tienes toda la razón. No hay nada peor que arrastrar un resfriado o una enfermedad mal curada. Otro beso.

    ResponderEliminar
  6. Si, hay soplos de aire que te dejan cierta calidez, y otros que dejan frio, y lo peor, cuando nos pilla sin bufanda, pero a veces, son tantos los catarros que tu cuerpo termina por inmunizarse solo.

    Y, yo, soy tan bobo, que hasta creo que existe otra vacuna, pero, que dificil es encontrarla, o quizas el dificil sea yo, de no saber que aun asi, puedo volver a resfriarme.

    Con lo que me gusta el otoño, y las raras cosas que se me pasan por la cabeza.

    ResponderEliminar
  7. ¿Hablamos de resfriado físico o en el corazón?

    ResponderEliminar
  8. :) , es verdad javier, mezclamos y las dos cosas parecen tener el mismo significado.

    Yo, por mi parte me referia al del corazon.

    ResponderEliminar
  9. William: me siento muy identificada con tu manera de pensar. Yo creo que estas vacunas no existen. Es como la gripe: hay gente que no la pasa nunca y hay otras personas que son conscientes de que, pase lo que pase, se vacunen o no, se abriguen o vayan en pleno invierno en bikini por la calle, terminarán cayendo. Lo importante, creo, no es caer, sino saber cómo curarse.

    Javier: supongo que hablamos de resfriado de corazón, aunque es bastante parecido al otro, sólo que los mocos son menos verdes porque están hechos de lágrimas.

    Besos a los dos.

    ResponderEliminar
  10. Anónimo8:50 a. m.

    Cuando escribes así, a mí más que un relato, me parecen experiencias. Tal vez me engañe esa primera persona tan directa.
    En particular, me encantaría que me dijeran aquello que entrecomillas, pero sin sentirme rechazado o como segundo plato.
    Sigue dándole a la pluma...

    ResponderEliminar
  11. Dile a M.Sencillo que se tome una aspirina y se deje de airecillos frescos.
    Si tose le das vips vaporus y echa a correr...¡¡¡que te contagia!!!

    ResponderEliminar
  12. mmm vaya! ese resfriado hay que cogerlo a tiempo eh??? Y es bonito eso de ser un soplo de aire fresco para alguien... no creeS?

    ResponderEliminar
  13. Anónimo: piensa lo que quieras. En este país todavía hay libertad de pensamiento. Gracias por tus ánimos. Le daré a la tecla.

    Ladysteffi: lo de la aspirina y el Vicks está genial. Los remedios de siempre suelen funcionar y el mejor es la distancia, lo que se viene dando en llamar cuarentena. Si pudiéramos ponernos en cuarentena emocional, sería todo un logro, ¿no crees?

    Mara: sí, siempre está bien ser un soplo de aire fresco. Lo malo es que duran poco y significan aún menos, y hay que ser consciente de ello.

    ResponderEliminar
  14. Anónimo12:06 a. m.

    Conocí a un hombre, capaz de hacerte creer el centro del mundo, que "el aire fresco" le venía, no siempre de la misma ventana, aunque nunca lo confesó.
    Reza para que sirva de experiencia.
    A mi no, duró muchos años. Demasiados, pero Inolvidables.

    ResponderEliminar
  15. Anónimo12:09 a. m.

    (perdón)
    Conocí a un hombre, capaz de hacerte creer el centro del mundo, aunque "el aire fresco" le venía, no siempre de la misma ventana.
    Reza para que sirva de experiencia.
    A mi no, duró muchos años. Demasiados, pero Inolvidables.

    ResponderEliminar

Gracias por contribuir a este blog con tus comentarios... pero te agradezco aún más que te identifiques.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...