viernes, abril 04, 2008

Hasta que la cama nos separe

"¿A que hacemos buena pareja?".

Se sonríe con la copa de tinto en la mano y yo le digo que sí con una inclinación condescendiente de cabeza. Sin comentarios. De sobra sabe que eso, lo de que hacemos buena pareja, es opinión general. Y, a estas alturas, le trae al pairo si mi opinión coincide con la de los demás. De hecho, creo que le pone que no opine como el resto.

La rubia cardada, regordeta y botijil, que corre la banda con el bolso a cuestas a la caza del canapé, nos mira entre bocado y bocado con un aire de aprobación.

Sí, va a ser que hacemos buena pareja.

Somos monos -sobre todo él, porque yo voy camino de convertirme en gorila, que no paro de engullir y he tenido que ponerme medias tupidas para ocultar que me hace falta una cita con la cera-, inteligentes y un puntito interesantes. Resultones. Vamos bien vestidos, podemos hablar de casi cualquier cosa y no desentonamos en ningún ambiente. Nos reímos de nuestros dramas y, si queremos y la pluma tiene el día, hacemos que los demás lloren con nuestras memeces.

Estamos bien servidos.

Demasiado bien.

Porque, además de todo, resulta que somos amigos.

Los mejores.

Y eso lo complica todo. O hace más fácil que nunca pase nada.

"Ten. Un pastelito de frambuesa. Vamos a brindar".

Por nosotros. Los dos. Pero por separado.

Hasta que la cama nos separe.

10 comentarios:

  1. Mmmm, pero a mi me da la impresión de que tú sí que quieres que pase...? o no???
    y como que gorila??? Anda anda!!! no digas tonterías que sabes que eso no es verdad!!!
    Un beso guapita :)

    ResponderEliminar
  2. Es un relato... basado en la realidad, pero un relato... Y, después de tanto tiempo, la protagonista ya no sabe si quiere que pase o no. Ya sabes: "Virgencita, virgencita..."

    Un besazo de la gorilita.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo9:56 a. m.

    Me gusta esta forma de escribir.
    De verdad, se ma hace "fresquito"

    Un beso, Musa.

    ResponderEliminar
  4. Gracias... será que estoy en racha. O que no quiero complicarme la vida. En nada ni en nadie.

    Besazos.

    ResponderEliminar
  5. Muy bueno. Me encanta el título y el final.
    Eso de la rubia regordeta y botijil. Genial.
    Por cierto, el truco de las medias tupidas es un guiño a todas ;)
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  6. Uyyyyy... las medias tupidas son un gran descubrimiento. El problema es que llega el buen tiempo y ya no valen, así que habrá que darle a la cuchilla.

    Gracias por tus ánimos. Me alegro de que te guste.

    Un besazo!!!

    ResponderEliminar
  7. Y yo que creía que la cama unía... será que soy de los pocos románticos que quedan por el mundo...

    Un besazo

    ResponderEliminar
  8. Pues digo yo que en algunos casos une, pero vamos, tal como está el mercado, la cama suele ser el principio del fin.

    Más besos para ti, guapetón...

    ResponderEliminar
  9. Jjajaja me he reído mucho contigo, sobre todo con lo de las medias tupidas. Coincido con el anónimo. Tu forma de escribir es fresca, tiene ritmo, engancha. Un beso Noe.

    ResponderEliminar
  10. Ey, Críptica, gracias por devolverme la visita. Me alegro de que te hayan gustado estas paridas. Espero verte a menudo por aquí.

    ResponderEliminar

Gracias por contribuir a este blog con tus comentarios... pero te agradezco aún más que te identifiques.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...