miércoles, diciembre 31, 2008

La vida en un segundo

Un segundo. Tenemos un segundo. 2008 se va con la palabra "crisis" colgando sobre su espalda y con el horror de una nueva matanza prendida en sus últimos días a modo de interrogante que nunca podremos resolver. Se va con eso y con otras cosas, pero nos deja un segundo más. Qué considerado.

Yo llevo días pensando qué hacer con ese tiempo extra. Parece insignificante, pero no está la cosa como para andar desperdiciando presentes. Sobre todo si llegan en forma de indulto de las agujas del reloj, que son crueles y despiadadas, siempre a su ritmo, tic tac, tic tac, sin perdón, sin consideración, y da igual que te quieras bajar, porque allí siguen ellas, tic tac, tic tac, una y otra vez, dando vueltas y vueltas, sin tregua, tic tac, tic tac, y cuando te quieres dar cuenta, el tiempo ha pasado y tú no has sido capaz de hacer nada con él porque ni siquiera has caído en que el tic tac, tic tac, era la sentencia de tu presente.

Así que yo ese segundo quiero aprovecharlo. Bien mirado, un segundo puede dar mucho de sí. En un segundo, por ejemplo, se puede dar las gracias. Gracias a todos los que este año, más que nunca, han estado a mi lado, sacándome a hombros de la enfermería cuando el toro de la vida se empeñaba en coserme a cornadas. Gracias a quienes fuisteis fieles a la cita con mis desvaríos ciclotímicos, aunque sólo fuera "devezencuando". Gracias a quienes me regalasteis una sonrisa sin pedir otra a cambio –aunque la esperaseis y la deseaseis–. Gracias a quienes me brindasteis una palabra de aliento. A quienes me enjugasteis las lágrimas. Y a quienes me hicisteis llorar de alegría.

En un segundo, también, puede nacer una historia de amor. Con una mirada. Con dos pupilas clavadas, una en otra, y ensartadas en el hilo de la pasión para siempre –o al menos mientras el tic tac no deje de correr para ellas–. Y con una caricia. Con el tacto de una piel erizada por la emoción, que te vuelve el estómago del revés, te corta la respiración. Con un beso. Con sólo un beso.

Y en un segundo, también, se puede cambiar el chip. Se puede dejar de ser agorero para asumir que sí, que 2009 no parece que vaya a ponérnoslo fácil, pero que en peores plazas hemos toreado, y que tenemos valor de sobra para lidiar con las embestidas de un burel que sale a la plaza cual manso pregonado pero, quién sabe, puede terminar por hacer el avión en la muleta de la esperanza. La de cada uno.

Así pues, como diría mi amigo Emilio, feliz segundo nuevo. Y, después, cómo no, FELIZ AÑO 2009.

10 comentarios:

  1. Pues que en ese segundo que esa rara naturaleza artificial nos regala puedas hacer lo que dices... desde dar las gracias, que ya lo has hecho (¡gracias!), hasta enamorarte y cambiar el pesimismo por un optimismo desbordante.

    ¡Que así sea, adorable Noelia!

    ¡Por un 2009 optimista y pleno!

    (Por cierto, te he referenciado en mi bitácora sin pedirte permiso; si no estás de acuerdo, me lo dices).

    Un abrazo,

    Miguel

    ResponderEliminar
  2. Pasé por aquí porque mi blog también está concursando (lamanosigilosa.blogspot.com, jejeje)y me encontré con dos buenas sorpresas: tu blog (cuyo nombre es tan atractivo) y El diario de Petrarca, a quien le daría el premio que propones.
    Por supuesto, voy a votar por ti y voy a seguir tu blog.
    Suerte

    ResponderEliminar
  3. Amén a todo eso. Y que el año sea tan feliz como el segundo.

    ResponderEliminar
  4. Guarismo, muchas gracias. Por tus deseos, por lo de "adorable" y por referenciarme. ¡Por supuesto que estoy de acuerdo! Luego me paso. Feliz Año para ti.

    La Mano, bienvenido... y gracias por entrar y por quedarte. Enseguida llamo yo a tu puerta. ¡Suerte en el concurso!

    Juan... ¿qué te voy a decir, si ya sabes que te deseo lo mejor, que te aprecio y te admiro? Un besazo.

    ResponderEliminar
  5. Espero que las personas a las que va dirigido lo puedan leer. Por qué ciertamente... Es un segundo bien empleado.

    Feliz año 2009 para ti. Y deseo que se cumplan todos tus propósitos y deseos. Que seas muy feliz (:!

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Petite. Mis mejores deseos también para ti. Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Feliz año, Noelia. Te estaremos vigilando desde aquí, desde facebook y desde cualquier ventanita que nos dé a tu patio andaluz ^^

    ResponderEliminar
  8. Me ha encantado lo del patio andaluz... Un besote... y Feliz Año Nuevo.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo6:58 p. m.

    Noelia, yo aprovecharia ese segundo para pedir perdón a tod@s l@s que a buen seguro, aunque inconscientemente he podido ofender o molestar y para decir a tod@s l@s que quiero y aprecio, que las seguiré queriendo y apreciendo el nuevo año.
    Te deseo de todo corazón lo mejor para el 2009, que seguro, seguro, que te lo mereces.
    En el 2009 la gran quedada bloquera.
    Muchos besos
    Salud
    El Coronel

    ResponderEliminar
  10. Gracias por tus buenos deseos. Tú también mereces lo mejor. Y pedir perdón es también una buena, muy buena manera de emplear un segundo.

    Besos.

    ResponderEliminar

Gracias por contribuir a este blog con tus comentarios... pero te agradezco aún más que te identifiques.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...