domingo, octubre 22, 2006

Cumpleaños

Hoy he felicitado a Jose -mi novio-marido de este verano... un encanto de chico al que conocí vía Vicky en una de las tardes que más me he reído en mi vida- por su cumpleaños. La felicitación en sí no es significativa. Sí lo es la fecha, 22 de octubre.

Hoy mi padre habría cumplido 64 años. Hoy, donde quiera que esté, no le he felicitado. Tampoco lo hice el año pasado.

No es que quiera ser masoquista por hablar del tema, y mucho menos por escribir de ello, pero creo que hacer como si no hubiera pasado nada, pasarlo siempre por alto y evitar todo tipo de referencias no me va a ayudar a seguir tirando para delante.

Si echo la vista atrás, las cosas han mejorado mucho de un año a esta parte. Mucho no, muchísimo. Buena parte de ello se debe a la ayuda INCONDICIONAL que nos han prestado familia y amigos, algunos que siempre intuí que estaban ahí y lo confirmaron y otros que estaban latentes y entonces, en el momento más duro, cuando la vida tocaba los tres avisos, se hicieron presentes para sacarnos en hombros a mi madre, a mi hermano y a mí.

A todos ellos, muchas gracias. No voy a citaros a todos... habéis sido muchos y podéis daros por aludidos.

A todos vosotros es a quienes me apetece felicitar hoy. Felicidades por la clase y la autenticidad que me habéis demostrado. Felicidades por ser gente chapeau.

Y a mi padre, donde esté y aunque resulte muy muy duro decirlo, gracias por darme el "bofetón" que me hacía falta para echarle cojones a la vida y cruzarme al pitón contrario. Aunque todavía haya rachas en las que esté a punto de sucumbir a las espantás.

9 comentarios:

  1. ¡Olé tus cajones!
    De verdad, ¡chapó para ti!

    ResponderEliminar
  2. Noe, no hace falta recordarte que vales mucho. Lo sabemos y lo demuestras en escritos como este. El mundo es tuyo, tómatelo como merienda.

    ResponderEliminar
  3. Te conocí, quizás, en el peor momento de tu vida. Y doy fe de que te jugaste los muslos. Ahora, que tienes casi hecha la faena, solo te queda venirte arriba porque las orejas las tienes cortadas y lo único que te queda es pegar un estoconazo para coger moral (a ver si voy a tener q regalarte unas espaditas...).

    Enhorabuena toreraza hay que tener mucho arte y mucho valor para lidiar con ese toro y tú has estado en figura, como siempre...

    TQ mil.

    MUA.

    ResponderEliminar
  4. Las espaditas me vendrían genial... pero lo que me viene genial de verdad es tener amigos como tú, Vicky, y como tú, Rosa... entre otros, como ya he dicho.

    No creo que tengáis toda la razón en vuestros halagos, pero de veras se agradecen.

    Besotes.

    ResponderEliminar
  5. Margo Chaning6:08 p. m.

    Como nadie sabe, a Noelia y a mí nos tocó sufrir terribles dolores en la misma época y aquí estamos, tan panchas. Ella echando para afuera su lastre en estos texto maravillosos, y yo a punto de dar un sorpresa gorda.

    ResponderEliminar
  6. uyuyuyuy... qué ganas tengo de que llegue el alumbramiento... Como no me avises cobras!!! Besotes guapa!!!

    ResponderEliminar
  7. Como te dice Vicky, la faena está echa. Ahora queda seguir los consejos del maestro Rafael Ortega sobre la ejecución de la suerte suprema: "la mano derecha tiene que ir en el corazón y tú tienes que hacer que el toro venga a comerte la mano izquierda, que te coja la mano con la boca y te la llene de baba. Cuando ocurre así, entonces seguro que matas." Dicho de sopetón puede parecer complicado, pero, en realidad, no es más que un ejercicio de fe en uno mismo. Y estoy seguro que tú la vas a tener, tan seguro que ya me está llegando el sonido que hacen al rechinar las bisagras de la Puerta Grande

    ResponderEliminar
  8. Margo Chaning5:17 p. m.

    Tranqui, Noelia,tu en primera fila, no te jode.

    ResponderEliminar
  9. No te conozco, pero no me cuesta imaginar lo que sientes... Un abrazo, y ánimo, ¿ok? ;)

    ResponderEliminar

Gracias por contribuir a este blog con tus comentarios... pero te agradezco aún más que te identifiques.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...