sábado, noviembre 17, 2007

Algo tan parecido al amor

Acabo de terminarlo. Me lo he bebido. Casi literalmente. Me he enganchado en un par de días como si fuera droga dura, como si sus letras me redimieran del pecado de querer, como si sus líneas me regalasen, por aquello de la empatía, una explicación para el maremágnum de sentimientos que mantienen mi ánimo en una noria constante, tanto más alta cuanto más tiempo pasa y lo que se supone que debería irse diluyendo, por el paso del tiempo, se hace cada vez más y más fuerte, y más, y más, y hasta me asusta tanto dejar de sentirlo como no ser capaz de ponerle freno.

Algo tan parecido al amor se ha convertido ya en uno de mis libros de cabecera. Será mi próxima compra. Creo. Aunque haya quien diga que "toca las fibras sensibles de un lector poco exigente".

Creo que será mi próxima compra porque no sé si antes compraré algo de Luis García Montero, que me empezó a interesar por mi afinidad con Covi y cuyo poema "Aunque tú no lo sepas" -que sirve de inspiración para una de mis canciones favoritas-emplea Carmen Amoraga como epílogo a la novela con la que se consagró como finalista del Premio Nadal.

He apuntado muchas cosas. He tomado muchas notas y he tratado de que no se me olvide nada de lo que he sentido leyendo. Pero, sobre todo ello, me quedo con una de mis grandes preocupaciones. Está reflejada en la novela y hoy descubro que la frase que la resume de manera magistral y que oí no sé dónde la dejó escrita George Bernard Shaw:

"Hay dos tragedias en la vida. Una es no alcanzar el deseo de nuestro corazón. La otra es alcanzarlo."


9 comentarios:

  1. Pues si lo recomiendas tu, seguro que está fenomenal, así que me lo apuntaré en la lista de espera...

    Un besote, Noe!!

    ResponderEliminar
  2. Bueno, ya ves que no debo de tener un gran criterio literario, pues en El Cultural no es que hablasen maravillas de la novela, pero en fin... creo que lo importante es lo que a cada uno le sugieran las cosas, ¿no?

    Otro besote...

    ResponderEliminar
  3. ¡Yo también me lo voy a apuntar! Es más, estoy pensando que se lo voy a pedir a los Reyes Magos...
    Seguro que me gusta. Por cierto, me encanta la cita del amigo Bernard...
    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  4. Luis García Montero forever!
    Para mi, ya sea del tirón o de forma intermitente es imprescindible.

    ResponderEliminar
  5. Isabel: creo que no te va a decepcionar. Yo me he sentido muy identificada con casi todos los personajes -femeninos, se entiende-. Y la cita de G.B. Shaw es dura, pero tan real como la vida misma. Gracias por tu visita y por tu comentario. Besotes.

    Jon: yo me he subido tarde al carro de García Montero, pero no me pienso bajar. Cuantos más poemas suyos leo, más me gusta. Gracias por venir. Besos.

    ResponderEliminar
  6. Yo creo que las criticas de los libros las hace cada uno al terminarlos, si por algún motivo, el libro no recomendado te atrae por algún detalle, se debe leer y salir de dudas.

    La frase de Bernard está llena de sabiduria, nadie escribe nada que no haya sentido antes,o en el mismo momento de escribirlo, como tu principio del post.


    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Aunque tú no lo sepas te inventaba conmigo,
    hicimos mil proyectos, paseamos
    por todas las ciudades que te gustan,
    recordamos canciones, elegimos renuncias,
    aprendiendo los dos a convivir
    entre la realidad y el pensamiento.
    Ohhh Me encanta

    ResponderEliminar
  8. Perdón por llegar tarde. :D
    No sé cómo será el primer libro, pero, como podrás imaginar, yo te recomiendo a García Montero.
    ¡Un besooooo!

    ResponderEliminar
  9. Chicas, ¡¡hagamos un club de fans de García Montero!! O un club de lectura... o algo... Y Covi, tú nunca llegas tarde, querida.

    ResponderEliminar

Gracias por contribuir a este blog con tus comentarios... pero te agradezco aún más que te identifiques.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...