martes, noviembre 13, 2007

Un libro a medias

Hacía mucho que no dejaba un libro a medias. Pero como últimamente no termino nada -ni las dietas, ni lo que escribo, ni las mudanzas... ni nada-, no me extraña que deje colgada la lectura de Doris Lessing que me había autoimpuesto para conocer algo más del último Premio Nobel de Literatura.

No he podido pasar de la página 90. Lo siento. Y eso que lo cogí con ganas. El título era cursi, pero las reseñas que encontraba por internet prometían. De nuevo, el amor. Bien. Podría ser ligerito y lo terminaría pronto. Y me haría llorar a veces -falta me hace, aunque a estas alturas yo me lloro sola-. Y conocería algo más de universo femenino sobre el que, dicen, tan bien escribe la Lessing.

Pero no.

Lo he dejado por imposible. Eso sí, las 90 páginas leídas me han aprovechado. En la libreta me quedo con cosas como:

"Parece existir una regla según la cual lo que condenamos aparecerá antes o después en nuestras vidas".

"¿Acaso hay algo más extraño que la manera en que los libros que armonizan con nuestra condición o situación en la vida vienen al encuentro de nuestra mano?".

"Me he pasado años y años cargada de Deber, trabajando como una loca, y si no tengo cuidado saldré volando por los aires como un globo de hidrógeno".

"Lo que resulta verdaderamente interesante de la gente no es lo que la vida les procura. Eso podemos remediarlo, ¿o sí?".

7 comentarios:

  1. Mmmm, yo tampoco suelo dejar libros sin terminar. Pero hace cosa de unos meses, Los libros arden mal, de Manuel Rivas, me superaron...
    Si quieres desahogarte con una buena historia, te recomiendo La ladrona de libros.
    Muchos besos Noelia!

    ResponderEliminar
  2. Yo no los dejo a medias por principio... Pero es cierto que me cuesta la vida acabarlos. Y eso que con el que estoy ahora es una pasada: En el nombre del cerdo, de Pablo Tusset

    ResponderEliminar
  3. Mara: no he leído nada de Manuel Rivas, pero era uno de mis autores pendientes. Si me recomiendas La ladrona de libros, me pondré a ello en cuanto termine Algo tan parecido al amor, que acabo de coger prestado (ya ves que últimamente soy monotema).

    Paco: bienvenido a mi Devezencuandario. Mis principios también me empujaban a acabar los libros, pero es que hay algunos que son superiores a mis fuerzas -que, dicho sea de paso, andan escasas últimamente-. El título que tienes entre manos parece, cuanto menos, curioso. Ya me contarás.

    Saludos a los dos.

    ResponderEliminar
  4. Yo cuando no puedo leer, que es bastante más a menudo de lo quiero, me pongo alguna peli (yo es que soy más de cine...) si quieres alguna de amor "El diario de Noa" o ve "El hijo de la novia" que aunque ya las hayas visto se "dejan" volver a ver.

    Besico

    ResponderEliminar
  5. Yo nunca dejo un libro a medias. A principios muchas veces... Y es un ahorro importante de tiempo. El último creo que fue "La sombra del viento". Quise experimentar el fenómeno best-seller pero cada página me olía a sobaco (aglomeración en el metro) y no pasé de la cuarta. A veces no estamos preparados para ciertos libros y otras veces son los libros los que no están preparados para nosotros.

    ResponderEliminar
  6. Pues sí, Petrarca, sí. Ciertas decisiones son duras, pero permiten ahorrar una buena dosis de tiempo.

    Gracias por la visita. Me paso por tu diario.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Yo tampoco termino nada nunca..

    Muy hermosas las citas :)

    Gracias!

    ResponderEliminar

Gracias por contribuir a este blog con tus comentarios... pero te agradezco aún más que te identifiques.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...