domingo, octubre 26, 2008

Cambio de rumbo

Con este golpe de tecla cambio de rumbo. En honor a la verdad, y pese a la grandilocuencia de la primera frase, no se trata de ningún giro copernicano. Creo que ni siquiera estoy ante un viraje de 90 grados. O quizá sí. El paso del tiempo -que dicen que pone todo en su sitio, aunque para mí no ha llegado el momento de comprobarlo- será el encargado de definir cuánto he girado esta vez. Que puede que me pase de rosca y termine levitando sobre mi propio eje, más rápido, más y más rápido, y casi sin darme cuenta, como en los exorcismos más cutres de la peli más casposa.

Pero no. Creo que no. Es mucho más prosaico que todo esto. Cambio de rumbo, primero, porque escribo desde mi nuevo ordenador... ¡¡¡SÍIIIII!!! Llegó a mí el viernes... y es una monada. Espero que se porte conmigo tan bien como lo ha hecho el anterior, al que, por cosas de fidelidad -bueno, y sobre todo por aquello de que guarda muchos secretos dentro- aún no he dicho adiós.

Y, a falta de uno de enero que llevarme a la agenda -porque es en los unos de enero cuando más enérgicos nos ponemos a la tarea del cambio- y puesto que septiembre pasó hace rato -es la opción B de los buenos propósitos-, me he dicho: "Ordenador nuevo, vida nueva". Y allá que voy.

Que no cunda el pánico. No pienso relatar los pormenores de mis propósitos. Más que nada porque puede que no los cumpla, y bastante mal quedo cuando no actualizo el blog como para permitirme el lujo de quedar aún peor por faltar a mis promesas. Eso se queda para la menda lerenda, que saca el látigo cada dos por tres cuando de la autoflagelación se trata.

Sólo diré que hago propósito de enmienda. ¿Que van diez mil millones, sólo en el último año? Pues sí. ¿Y qué? De sabios es rectificar. Y hasta el mejor escribano echa un borrón. Y yo tengo un arsenal de gomas de borrar para enmendarme a todas horas.

Guau. Mi autocharla no tiene desperdicio. Pero no teman: creo que es el efecto Richard Gere. Acabo de llegar a casa después de ver Noches de Tormenta y, aunque la película deja bastante que desear -los diálogos son anodinos y la historia, bastante previsible-, quien tuvo retuvo... y más. Y, como no todo es blanco ni negro, ahí va la frase de la cinta... que bien podría ser la frase de una vida entera:

Hay otra clase de amor... Un amor que te hace creer que todo es posible.
Que te hace ser mejor de lo que eres, y no menos de lo que eres...

O algo así, que llevaba pluma y libreta, pero estaba oscuro y no podía apuntar...


14 comentarios:

  1. La frase que has recordado de la pelicula(que no he visto aún) es muy cierta, alguna vez alguien nos hizo sentir asi, puede que mañana tambien.

    Que disfrutes de tu nuevo ordenador y que gastes las teclas como lo hiciste en el anterior, que haces bien en conservar y no olvidarlo, hay mucha esencia en el,nunca es tarde para un nuevo enero, un nuevo 26 de Octubre puede ser igual de bueno para empezar cualquier cosa, lo importante es tu decisión de comenzarlo, ningun mes te ordena, tu solita eliges cuando comenzarlo.

    ResponderEliminar
  2. Sí, William, alguna vez alguien nos hizo sentir así. La pena es que todo quede en un simple recuerdo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Yo soy de los que piensa que si merece la pena ser recordado no se merece el calificativo de simple... Que no todo puede ser en la vida, claro, pero los recuerdos (los buenos) son para siempre...

    Suerte con el cambio de rumbo. Ya nos contarás qué tal vas surcando los mares...

    ResponderEliminar
  4. Bueno, Juan, tienes razón. Simple no es. Pero puede llegar a parecerlo. Lo queremos todo, ya, y que dure. Y no siempre es posible.

    Ya te contaré, sí... ya te contaré. De momento es todo una declaración de intenciones.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo10:28 p. m.

    Noelia, yo creo que todos los amores, si han sido honestos y sinceros, nos han ayudado a crecer a tod@s y los que vendrán tambien seguiran haciendonos crecer.
    ¡Que suerte! tienes con tu nuevo ordenador, el mio se cae a pedazos, pero hemos "vivido" tantas cosas juntos, que me cuesta desprenderme de el. Quizas mi ordenador sepa mucho mas de mi, que yo mismo. Quizas no lo cambio porque me acuerdo de aquella frase que decia: "Barco viejo con velas nuevas, se hunde".
    Si cambias de rumbo, siempre será bueno, los cambios de rumbo nos ayudan tambien a crecer.
    Besos
    Salud
    El Coronel

    ResponderEliminar
  6. Pues a mí no me vendría mal crecer, porque ya has podido comprobar que soy más bien bajita...

    ResponderEliminar
  7. Anónimo11:16 p. m.

    Pues a mí lo que has puesto de la película del Gere, que no he visto, me recuerda mucho a los Puentes de Madison, ¿no?. Qué llantina viendo como se iba destrozado mi Eastwood enamorado y solo bajo la lluvia.
    El hombre de mi vida Clint, el único tío que se ha portado excepcional conmigo, ni una queja por mi parte, a día de hoy es que no me ha dado ni un solo disgusto...

    La condesa de Estraza

    ResponderEliminar
  8. Pues lo mismo me pasa a mí con el Ricardito Gere, que no me da disgustos... sólo alegrías. ¡Hay que ver lo bien que envejece el jodío!

    "Los puentes de Madison" era bastante mejor peli (y no voy de cinéfila), pero si hay un Richard Gere de por medio... que le den al guión.

    Besos, condesa... que no sabe lo que me alegro de volver a recibirla en esta mi humilde casa.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo12:26 a. m.

    Pues si mi Ricardito Gere, se pierde en Paracuellos y llama a mi casa y abre mi santa, seguro que cuando llegue yo, me ha cambiado la cerradura.
    Pero si la que se pierde es Demi Moore, seguro que la cerradura la cambio yo.
    Besos
    Salud
    El Coronel

    ResponderEliminar
  10. Demi Moore no está nada mal... lo que pasa es que es un poquito asaltacunas.

    Sayukocraft, gracias por la visita. Espero verte por aquí a menudo.

    ResponderEliminar
  11. Si yo te contara la de propósitos de enmienda que he podido hacer en una misma semana..

    Juro que te sigo leyendo con igual de ganas aunque mi actividad en la blogsfera se haya reducido notablemente ;=)

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  12. Anónimo11:00 p. m.

    Gracias a que es asaltacunas, se esta librando de mis "roneos" ¡que si no!
    Besos
    Salud
    El Coronel

    ResponderEliminar
  13. Jon, cariño, estás disculpado... ¡¡Pero no te perdonaré la próxima vez que vengas a Madrid y no me avises!!

    Coronel, siempre queda la esperanza de que cambie de gustos...

    Besos.

    ResponderEliminar

Gracias por contribuir a este blog con tus comentarios... pero te agradezco aún más que te identifiques.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...