sábado, enero 03, 2009

Aventuras en la bañera


Suena el teléfono. Maldita sea. Me acabo de meter en la bañera. Pero ahora mismito. Llenita de espuma. Umm. Sí, sí, ya sé que hay que ducharse, no bañarse, pero es que yo ahorro mi cuota correspondiente a lavar el coche –que corre bastante menos que hace unos meses, habida cuenta de la gruesa capa de mugre que lo cubre– para darme uno de esos lujos cada quince días. O así. Y eso que lograr el estado de relajación en mi bañera es más difícil que salir a correr media hora después de haber engullido seis platos más bandeja y media de turrón en la cena de Nochebuena, porque, como es tan pequeña –la bañera, digo–, hay que encogerse, y para que te llegue el agua al cuello –tranquilos, que no quiero bucear ni practicar ningún ritual suicida; sólo ansío remojarme un poco–, tienes que tener las rodillas dobladas, o, si no, sacar las piernas y apoyarlas encima de la grifería, con lo fría que está –y eso que las tengo cortas, las piernas, digo, que, si no fuera servidora una pinipon, no quiero ni pensar cómo sería el numerito de estirarse mínimamente en la bañera–.

Total, que después de haber probado tres o cuatro posturitas para remojar cada centímetro de mi exiguo cuerpo –exiguo al menos a lo largo...–, suena el teléfono. Y yo con estos pelos. Y con esta espuma. Menos mal que, como soy adicta a mirar el móvil cada cinco o seis minutos, no vaya a ser que me llame el hombre de mi vida y yo tenga que pedir hora para hacerme la cera, que no es cuestión de acudir cual osa a la cita con el destino –ja, ja... [risita sarcástica, por si no se ha notado]–, lo he dejado cerquita, justo encima de la alfombrilla. Y suena. Suena y suena. Porque está cerca, pero tengo los brazos cortos –sí, al menos soy proporcionada... todas las extremidades de mi cuerpo lucen su escasez dos a dos, por semejanza y compasión– y no me basta con hacer un pequeño estiramiento para atender al ring ring. Qué va. Tengo que hacer un numerito de contorsionismo, que se complica porque no se me ha ocurrido otra cosa más que echar aceitito en el baño y claro, la cosa resbala, y cuanto más me quiero incorporar, menos me incorporo, y no dejo de echar agua fuera de la bañera, con lo limpita que es una, oyes, que voy a tener que darle a la fregona antes incluso de embadurnarme de cremas, la madre que me trajo... Y el móvil suena... y, cuando creo que ya van a colgar, mi brazo al fin se estira un poco más y, con la oreja llenita de espuma, contesto. Sin mirar ni quién me llama.

–Hola.

No es el hombre de mi vida. Por si alguien tenía dudas.

–Hola.
–Qué tal.
–Bien.
–¿Te pillo liada?
–No.

No. Es mejor decir que no. Porque, en realidad, más que liada, me pilla embarullada, con las piernas enroscadas sobre sí mismas, los botes de gel flotando en el agua y la espuma recorriendo a sus anchas el suelo del baño. Y la toalla que había preparado para apoyar la cabeza, nadando, empapaíta en agua y aceite. Una debacle, vamos.

–Estás seria.

Joder. Si sólo he dicho tres palabras. No ha habido sílabas suficientes como para articular una bordería. Siempre igual. "Estás seria". "No hablas". "No dices nada". Pues si quieres que te hablen, cómprate un loro.

–¿Seria?
–Sí.
–No –va, una clase de gramática–. No estoy seria. Ya sabes que soy seria.
–Ah. ¿Dónde estás?

En el Caribe, abanicándome mientras me tuesto al solecito, degustando un mojito la mar de sugerente, no te jode...

–En casa.
–Yo también.
–Pues qué bien.
–Estoy cansado.
–Estás mayor.
–Eres mala.
–No. Soy sincera.

Soy sincera y tengo mala hostia. Y me has jodido el baño p'a ná. Así que ahora vas a joderte tú.

–Podíamos quedar un día de estos.
–Pues sí. Podíamos.
–¿Quieres quedar?
–Ahora no.
–No, ahora no. Un día de estos.
–Pues no sé lo que voy a querer un día de estos. Al menos no sé si entre lo que voy a querer está quedar contigo.
–Bueno, te llamaré.
–Vale.
–Ciao.
–Adiós.

Menos mal que no va a llamar. A no ser que sea para joderme otro baño. Porque ni él quiere hacerse el caballero conmigo ni yo tengo estómago suficiente como para ser su princesa-florero. Total, lleva casi un año diciendo que no le llamo. Y yo contestándole que no tengo ningún motivo para llamar. Que, si quiere, llame él. Y él, que llamará. Y luego, si te lo he dicho, no me acuerdo. Así hasta la próxima vez que se aburra y, como ya no tiene fuerzas ni para coger el mando a distancia, le dé por hacer un barrido a la agenda del móvil.

Ay, Señor, ¿por qué lo llaman "interés" cuando quieren decir "aburrimiento"?

Foto: fotograma de Pretty Woman.

12 comentarios:

  1. Mmmmm, pues yo directamente no le cogería ya el teléfono... Pa qué??? si lo único que vas a conseguir es arruinarte el baño jeje Besos guapa!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo12:00 p. m.

    Tienes toda la razón al publicarlo en "mujeres fenomenales". ;)

    ResponderEliminar
  3. ¿Qué es "Mujeres fenomenales"?

    Por cierto, me parece que uno de los propósitos de este nuevo año va a ser no admitir comentarios anónimos... me estoy empezando a cansar de quienes no dan la cara.

    ResponderEliminar
  4. Nunca he entendido las conversaciones insulsas. Creo que disimulo mal en ellas y se me nota demasiado que estoy pensando "¿qué demonios hago hablando contigo?"...

    Y lo de los anónimos tampoco me hace gracia, no... Y eso que yo los tengo permitidos, pero también me gusta saber quién es capaz de dar la cara diciendo lo que dice y quién no...

    ResponderEliminar
  5. Coincidimos en ambas cosas, pero con lo primero, a no ser que seas una borde borde borde –más que borde, pico/esquina en toda regla–, no puedes cortar. Sólo puedes poner un tono frío y distante para que el otro se dé por aludido y cuelgue por iniciativa propia...

    ResponderEliminar
  6. Adorable Noelia: ¡genial! No me había reído tanto en mucho tiempo. Podías no haber contestado la llamada, pero entonces no habría habido historia; así que hiciste bien. Y a ése que te llama sólo por aburrimiento mándalo a hacer puñetas. ¿Será imbécil? Por aburrimiento...

    Un abrazo,

    Miguel

    ResponderEliminar
  7. Bueno, los tíos llamáis muchas veces por aburrimiento... y por si cuela. Jejejeje... Y que conste –ya lo he dicho muchas veces– que no todo lo que escribo aquí es real. Mi vida es peculiar, pero no sé si tanto...

    Un besote.

    ResponderEliminar
  8. :D , Noelia!! mesansartao lag lagrima!

    Ay que risa! y me rio precisamente porque lo he vivido,no en la bañera, pero si en otros momentos, y lo has bordao!

    Que buenas contestaciones y lo pesad@s que son con los: No llamas nunca... Chantajistas emosionales aburri@s!

    Yo después de esas charlitas telefonicas ardo, asi que , bien me vendria darme una ducha!

    Genial!! Besos!

    ResponderEliminar
  9. Jajajaja... bueno, me alegro de que os haya hecho gracia. La verdad es que lo escribí con esa intención, pero ayer me parecía que no daba con el tono.

    [Propósito de Año Nuevo: creer más en mí misma].

    Besotes.

    ResponderEliminar
  10. Bueno, imagino que no todo es real. Con las bitácoras construimos un mundo nuevo, libre, abierto, sin censura, sin comprobantes... contamos lo que nos apetece, real o no, o casi... Siempre te queda la duda de qué parte de ficción tiene una entrada, lo que, incluso, la hace más interesante.

    Real o no, me hiciste reír.

    En cualquier caso, imaginario o no, al que te llame por puro aburrimiento, mándalo a hacer puñetas...

    Un abrazo,

    Miguel

    ResponderEliminar
  11. Jejejeje... lo hago (lo de mandar a hacer puñetas, digo). Y me alegra que lograse hacerte reír.

    Besos.

    ResponderEliminar

Gracias por contribuir a este blog con tus comentarios... pero te agradezco aún más que te identifiques.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...