lunes, enero 22, 2007

El día más deprimente del año

Al poco tiempo de llegar al trabajo, Isabel me ha dicho que me notaba de bajón. Que si era sólo porque la agenda marca "Lunes".

Yo le he respondido que no. He estado a punto de ponerle sobre aviso de mis vaivenes ciclotímicos, pero la advertencia me ha parecido droga dura cuando apenas llevo un mes con el nuevo equipo.

Aunque no me había parado a pensarlo, he buscado unas cuantas razones para sonreír menos de lo debido:

a) ha muerto el padre de Chema y es fácil identificarse con el dolor de una persona tan cercana... tan buena gente;
b) las noticias no paran de salpicarme con la sangre de la mujer asesinada a cuchilladas por su ex marido, que, para celebrar su osadía, se ahorcó en un árbol a las afueras del pueblo. La familiaridad del caso me asquea y tanta soga en tan poco tiempo me está empezando a asfixiar el alma;
c) mi mejor amiga no termina de creer que detrás de esta niebla hay un rayo de sol y no soy capaz de darle ánimos porque, aunque no tengo motivos para quejarme, yo tampoco termino de creer en otra cosa que no sea el aquí y el ahora... aunque este presente sea hoy una auténtica boca de lobo;
d) la cuesta de enero es una pendiente insufrible -no quiero pensar el día en el que llegue mi primera hostia con la Visa, que no sé para qué la he sacado- y aún me quedan en el monedero varios puertos de primera categoría de aquí a marzo;
e) con todo, lo que más sube es la báscula, y mi madre no para de hacer ricos pasteles y flanes que me anestesian el ánimo tanto como alimentan mi sentimiento de culpa por no ser capaz de decir "no" a la gula.

Y ahora, cuando pensaba regodearme en la desazón que me provoca saber que los vómitos emocionales de los talk-shows hacen a uno más rico que las arriesgadas operaciones bursátiles, me encuentro con que hay una explicación casi estadística a este bajón generalizado que reina a mi alrededor:

"Hoy es el día más deprimente del año", según demuestra un estudio de la Universidad de Cardiff.

Ánimo: apenas quedan dos horas.

5 comentarios:

  1. Del salón en el ángulo oscuro,
    de su dueña, tal vez ovidada,
    silenciosa y cubierta de polvo,
    veíase el arpa.

    Cuánta nota dormía en sus cuerdas,
    como el pájaro duerme en las ramas,
    esperando la mano de nieve
    que sabae arrancarlas.

    Ay, pensé, cuántas veces el genio
    así duerme en el fondo del alma
    esperando una voz que,como a Lázaro
    diga: ¡levántate y anda!.

    Bécquer considerado por algunos de los que no lo conocen como un poeta cursi, superficial, blandito, fue un poeta social, con mensaje, como la copa de un pino tal y como lo demuestran éste y otros muchos poemas suyos. En esta rima, la VII creo, su mensaje es claro y nítido: hay que saber esperar y, sobre todo, no perder nunca la esperanza en uno mismo. Hay que saber ser arpa, porque tarde o temprano alguien sabrá sacar de nosotros esas notas que llevamos dentro. Y hay que estar preparados y, para ello, debemos haber aprendido a caer, para saber levántarnos y cuando llegue el momento poder andar y, andando, hacer camino. Y fíjate que ésto nos llevaría a hacer una pirueta en el tiempo y enlazar con otro poeta sevillano, Antonio Machado. Tú, que, a veces, te has visto caída has aprendido a levantarte y tienes ya mucha parte del camino recorrido, de ese camino que al final será, para tí, un paseo entre estelas en la mar.

    Un beso muy fuerte.

    ResponderEliminar
  2. Beti, es precioso. Y aunque, como tú dices, muchos le consideren "cursi", es mi poeta favorito.
    Siento ser tan reiterativa, pero es lo que tenemos los ciclotímicos.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  3. Pero más vale ser reiterativa y caer mil veces y saber levantarse otras mil, que caerse sólo una y no saber qué hacer para venirse arriba.

    ResponderEliminar
  4. Que no se te olvide que incluso en los días más deprimentes hay rayos de sol. Si el 22 de enero tiene ese honor, yo tengo dos rayos de sol: es el cumpleaños de mi madre y de un amigo de los mejores que puede tener una persona.
    No pierdas nunca la sonrisa, es lo mejor que tenemos...

    ResponderEliminar
  5. Juan, felicidades a los dos desde este rinconcito de la blogosfera.

    ResponderEliminar

Gracias por contribuir a este blog con tus comentarios... pero te agradezco aún más que te identifiques.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...