sábado, julio 03, 2010

Una polémica sobre mi persona en la blogosfera

No suelo perder el tiempo para dar publicidad a quienes escriben contra mí. En el pecado llevan la penitencia y la mentira tiene las patas tan cortas, pero tan tan cortas, que cuando uno intenta andar con ellas se pega un hostiazo monumental.

Pero resulta que estoy esperando a que juegue España, ya me he leído la prensa, ya he hecho mi trabajo para el informativo de laSexta y me he dicho a mí misma que quizá escribir sobre el particular me dé unas cuantas visitillas en el blog. Y no es que viva de ello, pero mi ego engorda, y es lo único que no me pesa cuando me subo a la báscula.

Hace unos días, una tal "Princesa de Albal" dijo en el blog de mi amiga Carmen que a mí me habían echado de Telemadrid. Carmen me lo contó enseguida. Creyó que servidora iba a pasar del tema. Y no se equivocaba: paso, paso tres pueblos -o tres mil naciones, yo qué sé-, pero me gusta echarme flores. A veces el narcisismo me rebosa entre los tacones y no puedo resistirme a loar mis propias hazañas.

Resulta que, como comenté en De pezón a rabo, nunca me han echado de ningún sitio. Nunca salvo en el año 2005, cuando Tomás Entero decidió prescindir de mis servicios y, sin saberlo, me hizo el favor de mi vida. Porque resulta que, cuando por fin me libré de un trabajo que no me aportaba nada, ni personal ni profesionalmente, empecé a trabajar en televisión y a seguir echándole líneas a un currículum del que me siento muy orgullosa, porque ha ido a más.

Y ha ido a más no porque servidora sea guapa ni alta ni simpática ni mona ni joven ni sexy ni glamourosa ni con morritos ni con ganas de medrar en cama ajena. Ha ido a más porque me lo he ganado, porque he trabajado a destajo y porque, afortunadamente, he tenido a mi lado grandes profesionales que han confiado en mí, desde Olga Adeva hasta Alipio Gutiérrez, pasando por Fernando Jáuregui, Roberto Díaz, Cristina Planchuelo o María Jesús Canga, por sólo citar a algunos.

No voy a seguir escribiendo. Empieza el fútbol y no me lo quiero perder. Sólo quiero que la gente que tanto larga disfrazada de seudónimo de usar y tirar, dé la cara con su nombre y apellidos para fustigar al personal. Ah, claro, que cuando se dicen mentiras es difícil ser valiente.

12 comentarios:

  1. Tú sabes Noelia que no hay mayor desprecio que no hacer aprecio.

    ResponderEliminar
  2. Chicos, gracias. La verdad es que me da exactamente igual lo que digan sobre mí; yo sé bien qué hago con mi vida y con mi trabajo y quienes me quieren, también.

    Gracias por vuestro apoyo y por vuestro comentario.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Está bien que hablen de uno aunque sea "malamente" jajaja, tú ni caso, eres una persona valiosísima y suele pasar que en la sociedad "del todo vale", ésta en permanente desequilibrio, hay gente que se aburre demasiado, quizás porque adolecen de falta de autoestima, algo muy triste.

    Te mando un besazo, te mereces lo mejor.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias, José Antonio. Yo eso lo tengo claro: cuanto más hablen, más sueno. Y luego ya se encargará el tiempo de poner a cada uno en su sitio.

    Tú también te mereces lo mejor.

    Un beso enorme y cofrade.

    ResponderEliminar
  5. Muy bueno... jejeje... Pero, como dices, no hay que alimentar la envidia. Un saludo y que siga la racha. Escribe algo el miércoles antes delpartido, que igual sigue la suerte y pasamos a la final. ;)

    ResponderEliminar
  6. Gracias, José Luis. En cualquier caso, no creo que sea yo quien dé suerte a la Selección... ;)

    Saludos y gracias por visitar mi blog.

    ResponderEliminar
  7. Como aficionado Noelia, cada día me da más asco nuestra Fiesta, no hay nada más que porquería, envidia, chanchullos etc...y encima tener que aguantar que a gente profesional como a tí, se os ponga en duda...Esto es el colmo...cuanto gualtrapa sobra en nuestra Fiesta...
    Un abrazo y pa´alante!

    ResponderEliminar
  8. Gracias, David. Me resbala, pero defenderme me sirve también para darme cuenta yo misma de lo mucho que he trabajado. Es como un ejercicio de autoestima.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Siento mucho, Noelia, mi querida amiga, el haber tardado tanto en aparecer por aquí y, lo siento también, lo hago para llevaros la contra a todos.
    Mira, la burguesona postura esa de no hacer caso a las agresiones tan políticamente correcta y de dudosa credibilidad siempre, aparte de ficticia es contraproducente, pues a todos nos hiere cuando se habla mal de nosotros, más aun sin motivos y en un medio de comunicación, y además permite que los malhechores se crezcan y sigan difamando y haciendo de las suyas si acaso no se les pone coto.
    Para pasota yo, que paso como bien sabes de casi todo. Ahora bien, en la vida a veces conviene echarse la muleta a la mano izquierda y sacudirle un espadazo al que se pasa, es algo ecológico, en la vida es preciso combatir a los malignos, frenarles, o de lo contrario en cuanto nos descuidemos se harán los amos del cotarro y entonces ya nos podemos todos preparar porque nadie estará libre de sus delictivas acciones.
    Según mi parecer has hecho muy bien en contestar en mi blog al individuo que firma como Princesita de Albal, en alzar la voz y pegarle con tu fastuoso historial en las narices, para que aprenda el grupo de aficionados madrileños del que ya hemos hablado en otras ocasiones y que han circulado por la red agrediendo sin piedad y sin tener en cuenta el daño que hacían, no sólo a uno personalmente como es mi caso, sino que también perjudican a nuestras familias, a nuestro entorno, pues estamos en un medio de comunicación y lo escrito está a disposición de todo aquel que desee enterarse simplemente con dar unos golpecitos a unas teclas.
    Yo lo que no entiendo es que a un tío le llamen maricón con todas las letras y el tío se quede tan pancho, será por una cuestión cultural debido al pueblo con el que me he criado por haberlo elegido voluntariamente, pero yo soy hombre y me llaman maricón -aunque lo fuera- y a esos le busco una ruina gorda.
    Yo estoy muy contenta y satisfecha de haberles plantado cara a estos hijos de puta, mi reputación es intocable, y reconocimiento se me debería tener pues he logrado acabar con ellos y ya ni pían. De lo contrario nadie, niguno de nosotros, hubiera estado libre de verse agredido por semejantes salvajes a su capricho, cualquiera pudiera haberse visto difamado, vejado, maltratado emocionalmente hasta límites insospechados, son inmorales y su pontífice es un sectario que carece de principios, un diabólico que sólo piensa en hacer daño, un acomplejado sin conciencia que (y no soy su única víctima, lo que sí soy es la única que le ha plantado cara) no tiene otra vocación que sembrar el pánico en los demás como baza única para sentirse intocable y...
    por aquí se va a Madrid.

    La condesa de Estraza

    ResponderEliminar
  10. Noelia: te he escrito una sábana y no se que he hecho que la he perdido.
    Esperaré a ver si te ha llegado y la publicas, pues no tengo tiempo de repetirla ya que me voy de viaje y tengo que preparar la maleta, así que a la vuelta lo intentaré pues me gustaría que tus lectores conocieran mi opinión sobre el particular.

    ResponderEliminar
  11. Condesa, gracias por todo:

    - Por la sábana
    - Por el apoyo
    - Por animarme a echarme la muleta a la izquierda, siempre
    - Por ser mi amiga
    - Por ser tan valiente

    Tengo ganas de verla... ¡Nos debemos muchas charlas!

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar

Gracias por contribuir a este blog con tus comentarios... pero te agradezco aún más que te identifiques.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...