sábado, enero 12, 2008

Déjala correr


... pues eso... hay que aprender a dejar correr las cosas que parecen no ser para uno... aunque cueste... aunque duela en el alma... aunque parezca que te quedas seco sin ese manantial que se te había aparecido, sin duda en forma de espejismo... un oasis figurado en el desierto de las malas rachas...





DÉJALA CORRER

No valoras nada una caricia
dejas que resbale por tu piel.
Sólo se te escapa una sonrisa
cuando tienes ganas de mujer
y haces que me entregue a tu placer.
Vienes y te vas cuando te place,
cuentas con que yo te dejo hacer,
te preocupa sólo tu persona,
pero todo acaba alguna vez
y ese es el momento que no ves.

No lo ves porque me has tomado a tu forma,
sin contar conmigo y mi manera de ser.
No lo ves porque sólo piensas en ti,
vives dentro de ti, y eso no puede ser.
No cuentas con nadie, no quieres a nadie,
vives en un mundo que no hay nadie en él.
Yo no quiero nada ,
yo sólo te ofrezco agua limpia y fresca que no quieres beber...
Pues déjala correr...
agua que no has de beber, déjala correr.

Quién te habrá hecho tanto daño...
y es que el fuego en tus heridas
no sirvió para cerrarlas
porque dentro siguen vivas,
y te queman y no curan,
y te amargan la sonrisa,
quién te habrá hecho tanto daño.

2 comentarios:

  1. Anónimo12:21 p. m.

    Gracias, bonita.

    ResponderEliminar
  2. De nada, seas quien seas. Qué bonito es escribir en la impunidad del anonimato, ¿a que sí?

    ResponderEliminar

Gracias por contribuir a este blog con tus comentarios... pero te agradezco aún más que te identifiques.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...