sábado, diciembre 23, 2006

Narbona o el efecto boomerang

La controversia sobre la muerte del toro en la plaza está dando mucho que hablar. Deberían reponer la obra de Boadella (una joya por cierto, de la que aún no he hablado pero de la que hablaré, con su permiso).

Mientras tanto, otro catalán, Arcadi Espada, reflexiona sobre el particular. No termino de apuntarme a la corriente del símil pornográfico, pero me dejo llevar por el resto del caudal argumental, que me parece brillante, sobre todo en lo que a la reflexión sobre el individuo y la especie se refiere.

Sánchez Dragó y Rafael Martínez Simancas también reflexionan sobre el toro en El Mundo -que no sé bien si le da tanta cancha al tema taurino por convicción propia o por espolear conciencias y gobiernos ajenos-. Bien mirado, y al margen de sus argumentos, lo que resulta evidente es la valía de Narbona como polemista. En el fondo, su globo-sonda está logrando el efecto contrario al pretendido: una intensa y profunda producción intelectual que le viene de perlas a la supervivencia de la Fiesta.

P.D.: En el tiempo de descuento de mi último contrato, la Navidad me trae un regalo anticipado: el contento de saber que una compañera del fin de semana es aficionada a los toros... y mucho. No hay más que ver la dirección de su blog. Nos vemos en la blogosfera, Marita.

P.P.D.: El blog de Ana Ruiz también ha supuesto una grata sorpresa. Ignoro si le tira el toreo... pero todo es hacer proselitismo.

5 comentarios:

  1. Sin entrar en el fondo de la cuestión (eliminar la suerte de matar al toro de las corridas), hay algo que me ha llamado mucho la atención. ¿De verdad esto era un globo sonda? ¿O era una opinión de la ministra en un contexto muy determinado? Creo que estamos en un momento en el que damos demasiada importancia a cosas que seguramente no la tienen.
    No creo que el Gobierno esté estudiando implantar la prohibición de matar a los toros en las plazas, sinceramente, y sí estoy convencido de que hay mucha difusión interesada de ese comentario. Por descontado, no me refiero a la autora de este blog por el que me he acostumbrado a aparecer... Con ella, además, estoy de acuerdo en que si lo que se quiere es esa prohibición, el globo sonda ha conseguido el efecto contrario.

    ResponderEliminar
  2. No me agrada la pica a los toros, ni que los maten al final. La valentía del torero estaría en que se enfrente al toro sin pica, y su grandeza en que al final no toque la vida del toro (porque "perdonarla" la vida al toro, también me suena demasiado prepotente). ¡Feliz Navidad!

    ResponderEliminar
  3. Anónimo4:41 p. m.

    Juan Rguez., estoy contigo; me da la sensación que todo esto se ha sacado de contexto, la de veces que crees decir algo en lugar y a las personas adecuadas y metes la pata hasta el fondo... Lo que no entiendo mucho es que el diablo sabe por viejo y no por diablo... y Narbona peina alguna cana, lo dicho, aunque las ideas generales no las comparto con la ministra y su entorno, creo que esto fue un "aprovechamiento" de uno de sus contertulios

    ResponderEliminar
  4. Anónimo10:21 p. m.

    Con todos mis respetos, estamos más cerca de África que de Europa.

    ResponderEliminar

Gracias por contribuir a este blog con tus comentarios... pero te agradezco aún más que te identifiques.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...