domingo, diciembre 31, 2006

Adiós, con el corazón y con el alma

El año 2006 está en las últimas. Agoniza, y en su agonía se lleva por delante el ¿"proceso de paz"? y los ¿derechos humanos? en cuyo nombre se ha ejecutado a Sadam Husein.

Con su permiso, no voy a comentar ni lo uno ni lo otro. Me supera el terror y no entiendo la sed de venganza. He nacido en democracia y creo que las sociedades civilizadas han de emplear, cómo únicas armas, aquellas que nos pone en la mano el Estado de Derecho. Supongo que las principales son la ley y la palabra. Ahora bien, ignoro del uso exacto de dichas armas en el intrincado vaivén de la política y no voy a entrar a ese trapo porque no pretendo convertirme en analista de rompe y rasga.

Hoy sólo quiero decir adiós, con todos los honores, con el alma y con el corazón, a un año que se nos va y que -no saben lo orgullosa que me siento de poder decirlo- ha sido uno de los mejores de mi vida.

De esta foto

a esta otra (obra y gracia de Ruaza)

median una casa nueva, una de mis mejores experiencias profesionales y muchas y buenas experiencias vitales. En resumen, una notable evolución personal y profesional. Y, lo mejor de todo: la sensación de que, si hemos podido salir adelante de lo que parecía un infierno, ya no va a haber nada que no pueda superar.

A pesar de todo -y, en verdad, muchas cosas han pesado demasiado-, el sol ha vuelto a salir. Y sé que vendrán más días grises, pero también sé que aquí estaré -aquí estaremos- para plantarles cara y hacer huecos en el cielo que permitan pasar nuevos haces de luz.

Gracias a todos los que me habéis ayudado a ser yo de nuevo. Sois muchos. Y no voy a cometer la torpeza de pedir al nuevo año otra cosa que no sea seguir ahí, con vosotros, arrimando el hombro para sacarnos unos a otros por la Puerta Grande de la vida. Lo demás -creo- está ya escrito. Y, aunque no suelo ser optimista, estoy segura de que va a ser bueno: la felicidad nos hará más dulces, las pruebas nos harán más fuertes, las tristezas nos permitirán seguir siendo humanos y la esperanza nos ayudará a ser más felices.

FELIZ AÑO 2007... y que Dios reparta Suerte.

4 comentarios:

  1. Un beso muy fuerte, Noelia

    ResponderEliminar
  2. Pues enhorabuena por todo y, sobre todo, por encarar el nuevo año con optimismo. Yo tampoco te creas que he sido muy optimista en los últimos años, pero ahora empiezo a ver las cosas de otra forma. Que 2007 sea un gran año para todos. Feliz entrada y feliz estancia en el año nuevo.

    ResponderEliminar
  3. Niño Burbuja8:47 p. m.

    Pues que no te falle ese ánimo en 2007. Y a ver si es el año de despertarte un domingo al lado de Germán...

    ResponderEliminar
  4. Gracias a los tres, chicos. Un beso fuerte y mis mejores deseos para el año que acabamos de empezar.

    ResponderEliminar

Gracias por contribuir a este blog con tus comentarios... pero te agradezco aún más que te identifiques.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...