domingo, agosto 31, 2008

El Día del Blog

Blog Day 2008


Por poco llego tarde al Día del Blog. Yo y mi reloj vital. Manda huevos. No veo la luz y sólo me entero de la hora que es porque todo mi ser se revoluciona cuando oye la sintonía de un informativo. Los veo todos. Cambio de canal de forma compulsiva. Para mí, las 14, las 14.25, las 15, las 20, las 20.30 y las 21 son horas sagradas de reunión con los rayos catódicos.

Y fuera de eso, poco. Teletipos, internet y boletines informativos.

Pero creo que merecerá la pena. Y si no... No, coño, no. Si sí. Que merece la pena fijo. Que hay que pensar en positivo, como diría Rhonda Byrne. ¿O era Van Gaal?

Bueno, disquisiciones ciclotímicas aparte, resulta que me quedan dos minutos para recomendar cinco blogs. Y lo tengo chungo, porque cada día visito más. Así que he decidido que durante esta primera semana de septiembre, y sin que sirva de precedente, iré mencionando cada día unos cuantos blogs más en lo que a partir de ahora bautizaré como "Semana del Blog". Que p'a chula yo.

De momento, ahí van mis primeros elegidos:

- De pezón a rabo. Exquisito. Con clase. Con agallas. Cruzado siempre al pezón -digo al pitón- contrario. Sin pudor. Con poder. Con maestría. Y a quien le pique, que se rasque.

- La fábrica de sueños. Un lujo para los sentidos. Porque empiezas leyendo, pero con esas letras ves, oyes, acaricias, hueles y hasta saboreas. Deleite del bueno.

- El mundo por montera. Ídem de ídem. Y no quiero repetirme, que luego huelo a ajo.

- Mirada críptica. Poesía en una letra. Un universo en una estrofa. El alma en una línea. El corazón desnudo y la desnudez amarga, mas, con todo, excelsa.

- 13. Un número maldito para una pluma tocada con la varita del duende. De reciente descubrimiento, pero de paso obligado.

Sí, ya sé que son todos femeninos. Y muchos feministas. Y qué. A estas alturas de la vida, me rodeo de lo que me da la gana. Y estas auténticas señoras me dan ganas de ser más yo. O de ser, que ya es.

12 comentarios:

  1. Ala! pues yo lo he olvidado por completo... En cuanto tenga un rato grande le echo un vistazo a esos blogs... y si tengo más tiempo, hago mi propia lista jejeje
    Muchos besos guapa!

    ResponderEliminar
  2. Que sepas que tú vas en otra lista esta semana... ¡¡Las novedades primero, como buenas periodistas!! (y si no lo somos, que al menos lo parezca, ¿no crees?).

    Besazos.

    ResponderEliminar
  3. Apuntadas quedan estas damas para ser visitadas en el futuro... Que la carta de recomendación que les supone este post vale lo suyo, oiga...

    ResponderEliminar
  4. Oh, dios mío, y ahora qué digo....

    Gracias, Noelia. Por tu amistad, sobre todo. Por estos ratitos que compartimos aunque sea vía ordenador (Coronel, no nos olvidamos de que tenemos una pendiente) y por acordarte de la fábrica.

    No suelo colgar en el blog distinciones ni premios ni nada. Las llevo puestas todas encima, cuando escribo y pienso que sóis vosotros los que alimentáis los sueños de la fábrica.

    Gracias, mi niña. Viniendo de ti es un lujo.

    ResponderEliminar
  5. Juan, no te arrepentirás de las visitas. Te lo garantizo.

    Berrendita, gracias a ti. No es fácil encontrar gente como tú en este camino tan... tan... bueno, dejémoslo en "camino".

    ResponderEliminar
  6. Anónimo11:45 p. m.

    Noelia, dificil me lo fias, con lo desastre informatico que soy, al final no se donde podré acabar. En cualquier caso, merecerá la pena una vuelta por este mundo de los blog. Buena idea y trabajo que nos evitas. Gracias.
    Voy a comprarme un blog para puntar las direcciones, que al final es lo que mejor me funciona.
    Ya sabes que un buen amigo mio periodista, decia que el periodismo es: "Papel, lapiz y a la calle".
    A tus pies
    El Coronel
    Pd. Berrendita, en el comentario de la entrada anterior de Noelia, esa donde espulsa toda la rabia, ya recordaba la: "Quema de Madriz"

    ResponderEliminar
  7. Tengo que blogear mas, la verdad que cuando nos lo poneis fácil y sabiendo que siempre encuentras lugares interesantes se agradece más que nos los pongais mas a mano.
    Muchas veces me quedo en mi lista favorita y no me da ni tiempo a salir mas y asi ayuda.

    Besos, y felicidades a los nombrados!

    ResponderEliminar
  8. El mes de agosto es lo que tiene, querido, que hay muchas horas "muertas" en la ofi y te da tiempo a navegar y bucear y requetebucear en la red.

    No te arrepentirás de visitar estos blogs, te lo digo.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo10:54 a. m.

    Algo que has dicho ha traído recuerdos agridulces a mi memoria. Te cuento, guardo una joya, como lo que es, como una joya, aunque casi nadie lo vería como tal, para mí lo es, y a medida que me voy haciendo mayor, lo es más.

    Es un menú, que el restaurante hizo imprimir en una especie de postal promocional. Su fecha, 25 de junio de 1982. Cena de fin de curso, o más bien despedida de los alumnos de COU, -como no tengo hijos, no sé cómo se llamará ahora, para entendernos, el curso previo a la entrada de la Universidad-. Aprovechamos el espacio para hacernos dedicatorias, y despedidas, y eso.

    Entre las que van dirigidas a mí, hay una muy, muy especial, que sólo dice esto: "Para nuestra mamá, profesora...y muchas cosas más", y lo firman dos chicas, comunitariamente, adhiriéndose al mismo "Manifiesto".

    ¿Por qué es tan especial para mí, algo más que la otra que me dice: "Viva nuestra defensora", y que la de un compañerín que, bajo su firma, "sólo" pone: "¡Aúpa mujeres"?. Porque esas dos chicas no tenían nada que ver conmigo. Para entendernos, eran dos adolescentes "macicillas", no muy dotadas, por el contrario, para los estudios, con una característica común, que eran kleenex para los chicos. Y yo me metí donde no me llamaban, y creo que, algo, influí en sus vidas, creo que las enseñé a respetarse un poco más a sí mismas. La magia está en que me lo recompensaron, que yo no esperaba recompensa, pero me la dieron, con esas simples palabras.

    Supongo que, cuando somos adolescentes, aún no hemos aprendido a ser mezquinos, somos más auténticos. A los altruístas les vale más la pena ser altruístas, y quienes se benefician del altruísmo ajeno, saben agradecerlo y valorarlo.

    Lo guardé como un recuerdo bonito, entrañable, lo que no sabía era que estaba guardando la última vez que me agradecieron mi generosidad.

    ResponderEliminar
  10. Anónima: creo que una persona que te enseña a tener respeto por ti misma merece toda la admiración del mundo. Te doy mi enhorabuena.

    P.D.: ¿Por qué no firmas?

    ResponderEliminar
  11. Anónimo11:34 a. m.

    Por si las moscas...

    ResponderEliminar

Gracias por contribuir a este blog con tus comentarios... pero te agradezco aún más que te identifiques.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...