lunes, agosto 04, 2008

Mi verdadera historia. A la sombra del alcohol

[...] Me había quedado pensando en mi madre y, ahora que caigo, viene mañana. Y yo con la casa hecha un desastre a las tres de la mañana. Y Chihuahua, de juerga. Un martes. Tiene narices la cosa... ser madre sin darle al kiki... y tener un hijo adolescente a los treinta años. Bueno, veintiocho. Es que me pongo de más para irme haciendo a la idea del cambio de decenio. Más vale prevenir que curar... creo que lo decía Sánchez Ocaña, pero puede que no... a veces me fallan las neuronas.

Y a todo esto... ¿a qué venía mi madre? Voy a mirar mi agenda... veamos... sí... a ver si habla con Chihuahua y conmigo como personas normales. Aunque conmigo tiene poco que hablar... creo que sólo quiere que esté presente, pero que me calle, que siempre estoy soltando impertinencias.

Perdonen ustedes, pero es que ya me he bebido tres whiskies, y yo no suelo beber. A lo sumo, un vermut de cuando en cuando, o una copita de Cointreau con piña. Pero sólo una. Y hoy, como el gilipollas de Bruno no me contesta al teléfono, me he liado la manta a la cabeza y, dale que te pego, me he pillado un buen colocón de whisky. Cardhu, eso sí. Que siempre ha habido clases.

La botellita en cuestión tiene su historia. Como casi todo en esta casa-cuadra-recinto-de-mal-vivir. Me la regalaron en una cesta de Navidad, hace ya un par de años. A mí no me gusta el whisky, así que se la regalé a mi novio. Sí, el de China. Pero antes de irnos. Y luego, si recuerdan, él se marchó a La Coruña y yo a Barcelona. Pero teníamos que repartir las cosas que había en casa. Y él me dijo que me quedase la botella, que ya no la quería. Que había decidido dejar de beber. Para olvidar. Si es que hasta para eso fue gilipollas el chiquillo. Todo lo tiene que hacer al revés. Y disfrazar luego de originalidad lo que son, simple y llanamente, fallos en las conexiones neuronales. Arturo, cariño, vuelve a beber otra vez. Seguro que la vida es menos dura, corazón. ¡Ah! Y saludos para ti también, que luego dices que sólo quiero a Carmen.

Aunque querer, querer, lo que se dice querer, yo creo que ahora mismo quiero a mi planta. Es tan mona, la pobre... Es verdad que la tengo un poco desatendida, porque tengo el tiempo más justo que los bikinis de la Obregón, pero bueno... quererla, la quiero. Vaya si la quiero. No sé muy bien qué especie es. Ah, sí, creo que es un ficus. Me lo regaló mi vecina cuando me mudé de casa. Seguro que era una indirecta para decirme “buen camino lleves, hija, y que tengas tanta suerte como descanso dejas, corazón”. O así.

Continuará...

17 comentarios:

  1. Anónimo12:16 a. m.

    Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Noelia: en esta historia, me pido ser la vecina. Bajaría a tu casa con bata de guatiné, zapatillas de felpa y el rulo de rigor.
    Mil besos.

    p.d. Ya estás tardando en irte con la Condesa y el Coronel a matar la caló de los Madriles. Envidia me da, ais.

    ResponderEliminar
  3. Coronel: ¡¡hecho!! Me apetece muchísimo, aunque te diré que no tengo ni la milésima parte de glamour que la condesa. Eso sí: que nos firme el libro a los dos...

    Berrendita: tú en mi casa tienes sitio siempre, con o sin bata, zapatillas y rulo. Además, eres divina hasta con esos atavíos... Un besazo.

    ResponderEliminar
  4. jejeje, espero que se te haya pasao el efecto antes de que llegue tu madre. Me ha encantao lo del bikini de la obregón. Muchos besos bonita!

    ResponderEliminar
  5. Noelia, eres única. He recuperado la conexión a Internet después de la mudanza y una de las primeras cosas que he hecho ha sido leer tu blog. Y se han confirmado mis expectativas. Me gusta la visión que tienes de la vida, tan descreída, donde finges que te importa aquello que no quieres que se sepa que te importa...

    ResponderEliminar
  6. Mara: lo gracioso es que yo soy más maruji que mi madre... jejejeje...

    Lunaro: ¡¡ya decía yo que andabas perdido!! No entiendo muy bien el jeroglífico, pero igual es porque tengo hambre (la dieta es lo que trae consigo...). Gracias, en cualquier caso, por los piropos.

    Besos a los dos.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo7:15 p. m.

    Noelia, ya le he comentado a la Condesa, que se ponga en contacto contigo para refrigerarnos.
    Sera un placer estar junto a dos mujeres, tan iguales y tan distintas, creo.
    Con respecto a lo del glamour lo dudo mucho, pero en cualquier caso, el unico que desentonará ese dia sere yo. Ya sabes, viejo y calvo. ja,ja,ja,ja.
    Yo crei que tu filtrabas los comentarios antes de publicarlos, pero ya veo que no. Era la unica via, para que supieras lo de la Condesa.
    A tus pies
    Salud
    El Coronel

    ResponderEliminar
  8. Ayyyyyyy... lo siento. Apunto ahora las direcciones y borro el comentario, por si las moscas.

    Perdone usted, coronel.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo10:57 p. m.

    Admirada Noelia:
    Tu estas siempre perdonada.
    Que suerte que los novios te dejan botellas de whisky, a mi mis novias, no melo quitaban, se lo bebian.
    A tus pies
    Salud
    El Coronel

    ResponderEliminar
  10. Siempre he tenido unos novios muy abstemios... jejeje...

    ResponderEliminar
  11. Noe: así de aburridos serían los jodíos. ¿Cómo se puede querer a un tío que no bebe ná? ;)

    ResponderEliminar
  12. Oye, que yo habitualmente tampoco bebo... más que nada porque con una cerveza ya voy medio grogui y encima el alcohol engorda y tal...

    ResponderEliminar
  13. Anónimo6:07 p. m.

    Berendita, y si además de no beber, no fuma? Yo por si acaso aviso: bebo y fumo.
    Noelia, seguimos con el engorde, te recuerdo el titulo de esa pelicula: "Las mujeres de verdad tiene curvas".
    Por favor escribe, que es muy interesnte y divertido leer tus escritos.
    A tus pies
    Salud
    El Coronel

    ResponderEliminar
  14. Hombre, pero se pueden tener curvas y estar delgadita, ¿no?

    Sigo escribiendo, sigo. Con piropos como estos, nadie podría resistirse a escribir, querido.

    ResponderEliminar
  15. Anónimo11:06 p. m.

    Yo como el Coronel, fumo, bebo
    -pues no soy un dromedario-
    y voy con mujeres.
    Noechi, nos vemos, ¿no?

    La condesa de Estraza

    ResponderEliminar
  16. Pues yo no fumo, bebo el agua de los jarrones y suelo ir en pandilla.... menos cuando no. ;)

    Besos.

    p.d. Noe, eres grande. Tenemos pendiente una celebración. Te mereces todo lo bueno que aparezca en tu vida. :)

    ResponderEliminar
  17. Condesa: ¡¡me encanta lo de "Noechi"!! ¡¡Qué bueno!! Por supuesto que nos vemos. Tenemos muchas cosas pendientes.

    Berrendita: gracias por lo de "grande", a pesar de ser bajita. Pero lo que me engrandece un poco es poder contar con personas como tú, como la condesa y como otros amigos/-as de verdad, que sé que se arrancarían la piel por mí -y yo por ellos-.

    Besos a las dos.

    ResponderEliminar

Gracias por contribuir a este blog con tus comentarios... pero te agradezco aún más que te identifiques.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...